De Vido cargó contra Cristina Kirchner a través de una carta abierta.

 En una nueva carta escrita desde la cárcel, Julio de Vido arremetió con dureza contra Cristina Kirchner. Sin nombrarla, le reprochó el accionar que tuvo antes de las elecciones. Aseguró que “en la Argentina el Estado de derecho está roto o simplemente no existe” y que “los hipócritas de uno y otro lado miran para el costado”.
Leer más …

A 50 años de La Noche de los Bastones Largos.

Así como los países no se desarrollan y progresan de un momento a otro y solo por un hecho puntual, cuando caen en la mediocridad, lo hacen por varios motivos, por diversas causas.

bastones largosEl episodio de la Noche de los Bastones Largos, su mensaje absolutamente oscurantista, la manifestación cabal del aparato represivo y la muestra de una concepción social y política sustentada en la intolerancia y la irracionalidad, marcan un hito en Argentina, uno de esos hechos poco recordados para su significancia: es una foto de la Argentina decadente y retrocediendo de una época en que la dictadura y la represión, fueron la regla.

Leer más …

Lui Kannaba.- Los beneficios de la carne magra

QUE LA CARNE NO ES SALUDABLE ES ALGO RELATIVO. MUCHOS CORTES SON PERFECTAMENTE RECOMENDABLES PARA INCLUIR EN LAS DIETAS Y LO IMPORTANTE ES CONOCERLOS PARA EMPEZAR A INCLUIRLOS Y DISMINUIR EL CONSUMO DE CARNES ROJAS.

lui
Lui Kannaba nos acerca una actualización sobre los beneficios de las carnes magras en una dieta balanceada.
¿QUE ES LA CARNE MAGRA?
Los cortes magros son aquellos que tienen bajos niveles de grasa, generalmente son las partes del animal con mayor   cantidad de fibras musculares, libres   de   tendones, venas y otros    tejidos grasos. Si bien hay animales que tienen carnes más magras por naturaleza (como el conejo), tanto las la vaca como el cerdo tienen cortes de carnes magros como el solomillo o la lengua.
Leer más …

Corrupcion: Ese obscuro objeto del deseo

“Necesitamos una nación donde la corrupción no sea una forma consentida de gobernar”.

Hasta el episodio Lopez (digna escena tarantinesca), el kirchnerismo se defendía de las acusaciones de corrupción (en realidad de cualquier acusación) con el ya automatizado latiguillo de la “operación magnetto” o el infantil “pero señorita, él también se copió”; los casos Boudou o Baez, por mencionar solo dos de los mas resonantes de la era K, eran hasta la semana pasada: a) plausibles de encarcelar a medio gobierno kirchnerista (según la “opo”), b) muy probablemente cierto pero no del todo hasta que la justicia se expida al respecto y c) ejemplos de como el monstruo del neoliberalismo, a través de sus multimedios y peones políticos, buscaba reinsertarse en el poder.

lopez

 

Leer más …

Elecciones 2015 – Primera encuesta

Desde Periódico El Progreso ya estamos palpitando las elecciones 2015.elecciones2015

Durante el mes de diciembre iniciamos una encuesta teléfonica sobre la intención de voto.

A continuación los datos parciales de la encuesta que se publicará completa en el mes de marzo, acerca de los candidatos a intendentes de la ciudad de Berazategui. Al cierre de esta publicación se habían encuestado 125 hogares de Berazategui centro, Ranelagh, Villa España y Plátanos.

Si bien resulta de la investigación que muchos candidatos son desconocidos por los vecinos, los resultados nos arrojaron los siguientes resultados:

El ex-intendente Juan José Mussi, (del Frente para la Victoria) obtendría el 52% de los votos consultados.

El candidato y ex diputado, Ricardo Giacobbe (del Frente Renovador de Sergio Massa) tiene el acompañamiento del 17,60% de los consultados.

El profesor Gustavo Gonzalez (candidato de UNEN) tiene el apoyo del 15,20% de los consultados.

Mientras que el 11,20% de los electores se inclinaría por El Gastronómico Argentino “tito” Geneiro (también del Frente Renovador de Sergio Massa).

Juan José Mussi, si bien tiene legitimidad en todos los grupos, predomina su intención de votos en los sectores más adultos, mientras el candidato de UNEN; Gustavo Gonzalez tiene más adeptos en los jóvenes. Los otros candidatos tienen votos del peronismo clásico. Esto no debe extrañar, mientras el caudillo local tiene un fuerte arraigo en la tercera edad porque conocen su gestión, el Licenciado Gonzalez es el más joven de los candidatos y tiene más votos en esa franja etaria.

EncuestaTambién podes participar de nuestra encuesta web:

[polldaddy poll=8557841]

 

CRISIS CONTINENTAL: Una emisora partida al medio, sin destino.

Víctor Hugo desmiente y contradice a columnistas y conductores. En medio de una constante implosión, la AM 590 pierde audiencia.

Audiencia. Fernando Bravo, un histórico de Continental, sufre sangría de oyentes cuando deja el micrófono Víctor Hugo Morales, quien tiene una postura oficialista. Nelson Castro, en la previa, de 6 a 9, también perdió oyentes que se fueron a Mitre. | Cedoc
Audiencia. Fernando Bravo, un histórico de Continental, sufre sangría de oyentes cuando deja el micrófono Víctor Hugo Morales, quien tiene una postura oficialista. Nelson Castro, en la previa, de 6 a 9, también perdió oyentes que se fueron a Mitre. | Cedoc

Escucharla es una experiencia enloquecedora: de 9 a 13 es oficialista, y el resto del día, opositora. Presume de tolerante, pero emite un “pluralismo sanguinario” en el que “los pluralistas” fingen respetarse, pero no se hablan y, si lo hacen, se tragan lo que piensan. Continental rompe el significado filosófico de “transferencia” (ir de uno a otro), y lo que produce, en sus dos perfiles, es “interferencia” (imponer a otro una presencia no deseada). ¿Y qué hace la audiencia? Cuando empieza el programa del que no le gusta, o termina el que sí le agrada, mueve el dial. Se va. Y no vuelve. Porque el oyente es así: está y no está. Le hablás con el corazón y ni siquiera te responde con el oído.

Víctor Hugo de 9 a 13 (cuarto en la medición matutina) es el que mejor mide durante la semana. Y los programas vecinos, Nelson Castro (6 a 9) y Fernando Bravo (13 a 17), sufren una sangría de audiencia hacia Mitre: los oyentes de Castro y Bravo quieren oposición y en Mitre la tienen full-time.

Víctor Hugo cuenta con una producción cuya estructura supera a la de Continental y a la de cualquier otra radio. Y lo demostró el 6 de agosto a las 9.47, cuando emitió en diez minutos los copetes grabados de siete de diez notas a Rogelio Frigerio (Banco Ciudad-PRO). Todas habían sido registradas el 31.7.14 durante una hora y 40 minutos. Y el hecho de que cada una estuviese grabada desde el mismo inicio señalaba que quien hizo el trabajo estaba escuchando al mismo tiempo una gran cantidad o todas las radios.

Víctor Hugo denunció la existencia de un operativo asociado de los bancos privados y la prensa para pagarles a los fondos buitre. Pero no reveló quién era el autor del enorme trabajo de escucha y sólo dijo que era “gente que me ha ayudado”.

A continuación el detalle de las notas emitidas: 6.24 Milenium-Charly Fernández, 6.33 La Red-Luis Novaresio, 6.45 El Mundo-Silvina Brandimarte, 6.56 Continental-Nelson Castro, 7.03 FMLatina-Ari Paluch, 7.25 Vorterix-Reinaldo Sietecase, 7.39 Mitre-Willy Kohan, 7.51 Rock & Pop-Ernesto Tenembaum, 7.58 Delta-Toti Pasman, 8.11 Nacional Rock-Pablo Markovsky.

Pero el hecho de que esta nota sobre radio Continental haga hincapié en Víctor Hugo responde a que se trata del periodista más emblemático de la emisora y es el que pateó el tablero.

En junio de 2008, con el empuje de Fernando Bravo (por entonces segundo en su horario), más el plus creativo de Víctor Hugo y la constante información de Daniel López, Continental iba derecho al podio.

Había armonía. Y un compañero de Morales recuerda que el Día del Periodista de 2008, el conductor se refirió a 6,7,8 como “lo que no debe ser el periodismo”.

Durante el conflicto con el campo, el programa se mantuvo cerca del sector agropecuario. Pero en octubre fue el llamado de Néstor Kirchner a Víctor Hugo y empezaron con su equipo las discusiones en el aire: con Marcelo Stiletano (por 6,7,8), con Daniel López (por información general) y con Jorge Elías (por Cuba y Venezuela).

En la actualidad se discute poco: Morales aclara que las ideas son de él y no de la mesa y, Adrián Stoppelman, que antes tenía el rol único de humorista, es ahora el principal columnista.

Paulino Rodrígues, llegado a la 590 de la mano de Víctor Hugo, no está más en La mañana y ahora va de 21 a 24.

En síntesis: primero se partió el programa y luego se quebró la radio: el símbolo del naufragio fue la discusión entre Magdalena Ruiz Guiñazú y Víctor Hugo.

En cuanto a Competencia (ciclo deportivo de Víctor Hugo), hay que señalar que Continental no transmitió el Mundial de Fútbol y que el programa llegó a salir usando la cortina del ciclo De zurda (producido por la TV Pública y Telesur).

Víctor Hugo Morales planta temas importantes, pero suele tratarlos sin hacerse preguntas ni profundizar.

Por ejemplo:

A propósito de la inclusión social, ¿es lo mismo pertenecer que estar incluido? Con referencia a la lucha de clases: un movimiento que une a los ricos y a los más pobres ¿no termina atacando a los del medio? Sobre la riqueza: cuando las cosas se hacen por dinero, ¿no llega un momento en que el dinero se vuelve insuficiente? Y con referencia a la militancia: ¿por qué Rogelio García Lupo dice que “militancia es trabajar sin cobrar”?

El final de la relación entre Continental y Víctor Hugo Morales (si sucede) será traumático: 1°, hay un contrato con el periodista. Y la 590, después de pagar $ 5 millones a Rolando Hanglin por no renovarle el contrato, se cuida al extremo. 2°, es presumible que en el contrato de Morales exista una cláusula que aclara que no habría reclamos hacia atrás en caso de no renovarlo. Pero ese dato eventual no podría anular el hecho constitucional de que “nadie puede declarar contra sí mismo”.

Y 3°, Prisa nunca tuvo los papeles oficiales con la autorización de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) que le otorguen la titularidad sobre radioContinental. Y ése es un serio riesgo en caso de pleitos con el Gobierno.

En la cúpula de radio Continental se encuentra un sector importante del conflicto. Pero por ahora, el director Nicolás Yocca calla e insiste en no recordar la reflexión de Séneca: “Cuando una parte del todo cae lo demás no está seguro”.

Fuente: Perfil.com – Por Luis Frontera.

Opinión: La Patria es el otro, el culpable también.

0822_Cris3

Sólo el sadismo más extremo justificaría el hecho de mandar una cadena nacional a la hora de la cena. No hay otra forma de explicar la necesidad de salir por todos los medios de comunicación en el momento en que cualquier ser humano se dispone a relajarse, aislarse del mundo y de la familia poniendo la tele mientras morfa y pone cara de que le interesa lo que le cuentan.

Tan molesto resulta el horario que ni la Presidenta estaba disponible para hablar y salió grabada en un video filmado apenas pasado el mediodía. Podría haber salido en directo, podría haber mandado la cinta en cualquier momento de la tarde, pero no, había que hacerlo a la hora de la cena. Se podría suponer que el anuncio era catastrófico, importantísimo, que generaría revuelo internacional, que cambiaría el rumbo de nuestras vidas. En cambio la Presi dividió el discurso en dos y destinó la primera parte a repetir los mismos diez párrafos que menciona desde el acto del 20 de junio -que la deuda fue creada por fulanito, que creció durante la era de los marcianos, que Obi-Wan Kirchner la reestructuró para librarnos del Imperio, que nos quieren voltear por ser los más mejores, etcétera- y la otra parte la utilizó para leer catorce artículos que estaban colgados en Facebook desde el día anterior. Y mientras nosotros puteábamos, ella cenaba con una delegación de árabes. Sadismo puro.

Si bien quedé sorprendido porque la Presi se quebró y pidió disculpas por estar nerviosa en un video grabado, más me llamó la atención la idea de repetir lo de siempre: cuando las papas queman, se manda un proyecto de ley al Congreso para que “los representantes del pueblo argentino” le den la razón. Lo hizo con la 125, lo hizo con la reforma judicial ¿Cómo no batir su propio récord y meter a Estados Unidos, Europa y la deuda externa en un mismo combo?

Está claro que la intención no es comunicar, porque en los días que corren existen métodos mucho más efectivos para hacer llegar los actos de gobierno a los ciudadanos que utilizar nueve de los doscientos canales que tiene la televisión del año 2014. La idea es canalizar la necesidad de que les den la razón después de mandarse el moco, como cuando teníamos 14 años y puteábamos porque el profesor “nos bochó” después de habernos pasado el año mirando culos. Por eso Kicillof también habla seguido, no para dar ideas o anunciar un plan de acción, sino para putear por lo mal que lo tratan a pesar de todo lo que hizo.

0822_Kici

Y ahí lo tenemos al animal devenido en sex-symbol de bolsillo, afirmando que los buitres son como los dibujitos animados, que la deuda era una bola de nieve, que la derritieron, la hicieron bolita y ahora la usan los militantes para jugar en el Patio de las Palmeras. Por suerte para Chikillof, su ego inversamente proporcional a sus cualidades de ministro marca ACME está salvaguardado por el apoyo de Cristina -que leería de economía en Wikipedia si los artículos no fueran tan largos- y por el amor incondicional de los analfabestias que aceptaron ir a la Bolsa de Comercio luego de que les prometieran que el Hombre de la Bolsa no vive allí.

Lamentablemente, el Pitufo Sexy no se avivó que esos mismos pibes eran los que llamaban “compañero” a Boudou y ahora creen que la vicepresidencia está vacante. Y si la comprensión de estados de situación le funcionara, al menos, a media máquina se habría preguntado qué tanto vale el apoyo de muchachos que minutos antes aplaudieron a Cristina cuando dijo que Argentina tiene una de las situaciones financieras más sólidas del mundo luego de afirmar que deberíamos armar un sistema financiero en pesos made in Ciccone.

De todos los curas que había en la congregación nos tocó el ateo, el médico curandero, el parrillero vegano, el economista que no cree en el mercado. Todavía no entiendo cómo no pusieron a un activista de Greenpeace al frente de YPF, a Hebe de Bonafini en la Cancillería o a Luis D’Elía en el Ministerio de Cultura.

0822_Cris

Es notorio cómo el Gobierno que más ha dicho en contra de los mercados sea el que más ha dependido de los mercados para subsistir. Sin embargo, insisten y aparece Capitanich para afirmar que una ley que autorice a que el ex tenista Augusto Costa decida cuántos chocolatines Jack debe fabricar Felfort, “impulsará las inversiones y favorecerá al empresariado”.

La discusión entre Estado sí, Estado no, ya estaba zanjada en casi todo el mundo, mientras que acá no concebíamos la idea de que una empresa privada pudiera habilitarnos un teléfono de línea. Durante sus primeros 120 años de historia, la sociedad argentina no tuvo problemas en adaptarse al contexto internacional imperante. Fuimos capitalistas burgueses centralistas en el siglo XIX. Nos adaptamos al capitalismo empresarial del siglo XX y ahí nos quedamos. No hubo problemas estructurales en aplicar en el país la mentalidad imperante en un mundo en el que, a cambio de asegurarnos el ingreso y permanencia en la clase media, aceptábamos ese híbrido de laburante con amenities que aceptamos como base de nuestro sistema de valores.

El mentado Estado de Bienestar se convirtió en moda y vanguardia y, como todos los sistemas capitalistas modernos, surgió en la capital del Imperio: si el capitalismo burgués vio la luz en el Reino Unido, el Estado de Bienestar exitoso se consolidó en los Estados Unidos, mal que le pese a quien le pese. Fábricas poderosas, surgimiento de multinacionales y la idea de un capitalismo nacional que tomara como prioridad el mercado interno y, una vez conquistado, buscara apabullar en los demás países, tampoco es un invento argentino. Era la norma del mundo.

Los movimientos sindicalizados compuestos en su inmensa mayoría por sujetos que no llegaron a ver el surgimiento de estos modelos en sus respectivos países al haber sido expulsados por guerras, sintieron como conquistas lo que tarde o temprano iba a pasar: el cuidado del trabajador para garantizar el capital principal de la empresa. Empresas que concentraban toda la línea de producción y no tenían ganas de perder empleados por problemas de salud o agotamiento y tener que entrenar a un reemplazo. Se perdía tiempo, dinero y producción.

Este modelo de producción que adoptamos como elixir de vida, fue combatido por quienes hoy lo mencionan como mantra proteccionista para justificar cualquier verdura. Lo odiaron e intentaron aniquilarlo. Obviamente, eso tampoco es copyright argento, dado que la insurgencia ocurrió en todos y cada uno de aquellos países en los que a la pendejada le dolía darse cuenta de que eran hijos de cómodos aburguesados.

El capitalismo bursátil que hoy reina en el mundo surgió en los ’80. Los problemas que sacudieron al país durante la década del ’90 fueron idénticos a los sucedidos en otras partes del planisferio, sólo que acá nos hacemos los boludos. Cuando la desocupación coyuntural tocó el 18% durante un trimestre de los 40 que gobernó Menem, en Brasil consideraban adoptar el canibalismo para paliar el hambre de años de desocupación estructural.

Sin embargo, a los problemas que el país no supo/no pudo/no quiso enfrentar, este Gobierno pretendió arreglarlos con soluciones para problemas que ya no existen. Proteccionismo para fábricas de ensamblaje de importados, restricción de exportaciones que no se volcaron al mercado interno. Sólo en carnes perdimos 10 mil millones de dólares en nueve años. Diez mil millones que podrían haberse usado para que se construya todo lo que prometió Cristina, o para que funcione todo lo que inauguró.

0822_Cris2

Todo lo que regularon para ir en contra del capitalismo financiero mundial, lo fundieron. En 1999 cerramos el gasoducto a Bolivia porque ni lo usábamos, acá se exportaba gas. En 2004 aplicaron las retenciones a los hidrocarburos, en 2005 empezamos a importar, en 2009 reabrimos el gasoducto para poder prender una hornalla e hicimos un acto para festejar la reconexión de la Patria Grande. Como si el Modelo fuera el Joven Manos de Piedra con parkinson, todo lo que tocaron lo hicieron mierda sólo con aplicar remedios obsoletos para la coyuntura internacional a la cual pretendieron insertarse.

Quisieron curar el sida con penicilina. Lógicamente, no funcionó y la frustración los sobrepasa al ver que el Modelo se va a la casita con default, inflación, desocupación estructural y aumento de la pobreza. Como frutilla del postre, ni siquiera tienen a la vista un candidato que les garantice la continuidad del sentimiento de pertenencia. Huérfanos voluntarios, se sienten a la deriva con la partida inevitable de mamá Cristina.

Pocas veces quedó tan a flor de piel la mentalidad sin fuerza de voluntad de buena parte del padrón. La multiplicidad democrática de voces se convirtió tan sólo en un coro gregoriano sin perimitirse siquiera la posibilidad de meter un canon de vez en cuando. Miles de boludos repitiendo lo que dice el puntero del barrio, que junto con otros cientos se lo escucharon a un cuadrazo que lo dijo por orden del Chino Zannini que dice que se lo escuchó a Cristina cuando se cepillaba los dientes.

Por eso prende el delirio de hablar de soberanía de la deuda en vez de deuda soberana. Si agarrasen un libro de vez en cuando, o le preguntaran a los profesores después de las charlas del centro de estudiantes, sabrían que deuda soberana es deuda pública, y que de soberanía no tiene un carajo: si se debe, no es nuestro.

También es por eso, por la necesidad de sentirse alguna vez parte de algo con sentido, que no tendrían problemas en defender a rajatabla cualquier banana que se le ocurra a Cristina. Si putearon a la Iglesia porque nombraron Papa a un Bergoglio colaboracionista de la Dictadura y, 24 horas después, estaban chupando cirios y colocando al Papa Peronista de fondo de pantalla, tranquilamente podrían bancar un proyecto de ley que habilite al Consejo de la Magistratura a destituir a un juez federal de los Estados Unidos bajo el principio de la soberanía judicial.

Pero, fundamentalmente, apoyan lo que sea porque tienen miedo. Miedo a tener que asumir que la vida vuelve a ser una mierda. Miedo a reconocer que nunca dejó de serlo, pero que durante doce años se sintieron Donald Trump de paseo por La Salada porque pudieron entrar en el Plan Canje de Calefones de 2009.

Obviamente, ya sabían que la culpa del presente continuo es del mercado, de los capitalistas internacionales, del señor que vive en un duplex en Oslo, del sionismo israelí, de la tía Giuseppina que quiere cobrar la jubilación en euros, del cipayo del portero que putea porque quería armarle la fiesta de 15 a la nena, de los agrogarcas, de Magnetto, de la burocracia sindical -siempre que no sea de los gremios amigos-, de la derecha peronista, de la izquierda troskista, de la clase mierda a la que pertenece, de Campanella, del imperialismo yanki, del almacenero formador de precios, de la Dra. Pignatta, de los medios hegemónicos, de las multinacionales siempre y cuando no se traten de mineras, de los que gobernaron el país hace 25 años, de los que gobernaron el país hace 36 años, de los que quieren comprar 50 dólares para salvar algo, de los que sueñan con comprarle un juguete decente al hijo, de los que se preguntan por qué tienen que dejar en impuestos el 60% de lo ganado al año, de los que tienen la osadía de reclamar un servicio decente, de la CIA, del Mossad, de Salustriana, de los que quisieron sacar un crédito hipotecario, de los que sencillamente quisieron comprar un libro importado, y de los que son tan idiotas para creer que este Gobierno es un modus operandi del choreo sistemático, cuando todos sabemos que Cristina amasó su fortuna siendo una exitosa abogada sin matrícula.

A todo esto se le suma la indefectible cagada de que ya no estará Cristina para señalarles a quién culpar. Desahuciados emocionalmente, razonarán todo su desencanto en que a Cristina no la dejaron hacer lo que quería hacer, aunque ni ellos sepan de qué se trata.

La culpa, obviamente, será nuestra.

0822_Cris1

Viernes. “Errar es humano, culpar a otra persona es política”, afirmaba un tal Hubert Humphrey mientras culpaba a los Kennedy por comprar votos.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.

Los elementos que muestran que CFK no es abogada.

Cristina Kirchner jura que es “abogada exitosa”, pero hay elementos que la refutan. No son pocos. En esta nota, evidencia concluyente.
Y el investigador ofreció en 2007 a quien aporte una foto de la graduación de la presidente, un premio de 10.000 dolares!!!
Christian Sanz |@cesanz1
Christian Sanz |@cesanz1

Es un tema recurrente y hasta incómodo, pero siempre vuelve. ¿Es Cristina Kirchner abogada o no? ¿Se recibió alguna vez? ¿Cuándo? ¿Alguien vio su foto de graduación? ¿Y su diploma?

Voy a ser políticamente incorrecto al escribir esta nota en primera persona, pero eso me facilitará la cuestión para poder contar la historia completa de una vez y por todas.

La trama comenzó en agosto del año 2004, cuando un importante ministro —enojado porque fue dejado afuera de un importante negocio oficial— se despachó ante tres periodistas respecto a la corrupción del kirchnerismo y lanzó al final una dura advertencia: “Que no me rompan las pelotas porque si no cuento que Cristina es abogada trucha”.

Quienes lo escuchamos nos quedamos perplejos y comencé una averiguación exhaustiva que llevó tres años de fuerte indagación (ver fax enviado a la Universidad de La Plata en 2004). Las primeras dudas las publiqué en 2004, es cierto, pero recién en 2007 reflejé la primera parte de la investigación completa.

En esos días, dí a conocer que Cristina “no está inscripta en el colegio público de Abogados de la Capital Federal ni en ningún Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires. En Río Gallegos, si bien no existe Colegio de Abogados, debería haberse inscripto en el Tribunal Superior de Justicia, lo cual no ha hecho jamás.

Para despertar más sospechas, tampoco está inscripta como abogada responsablemente autónoma ni como monotributista, por lo que jamás pudo haber facturado en la profesión. Sólo aparece inscripta supuestamente como abogada en la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia bajo el Tomo 57 y el Folio 322, lo cual tampoco es muy claro, ya que nunca ejerció en dicho lugar”.

En estos días, si se consulta la página del Colegio Público de Abogados de esa localidad, se podrá ver que el dato es falso.

Por las dudas, consulté en su momento para saber si alguna vez Cristina Kirchner había sido registrada allí como abogada y por algún motivo su nombre fue luego retirado de la lista. La respuesta fue concluyente: no, nunca estuvo anotada.

Insistí en la cuestión e hice un rastreo en Comodoro Rivadavia a través de la consulta a otros estudios jurídicos y/o supuestos clientes que podría haber atendido. Toda pesquisa dio negativo.

Entonces, ¿a quién corresponde el tomo y folio que se arroga Cristina? Corresponde a una abogada de esa zona llamada Silvina García, dato sencillo de verificar por cualquiera que consulte al Colegio Público de esa localidad.

No es la única falsificación que se llevó adelante para intentar cubrir la falta de titulación de Cristina. También se “truchó” la supuesta ficha de entrega de título de la Universidad de La Plata, tal cual puede verse a continuación.

Amén de que la fecha de pago y “remision al caligrafo” que muestra el documento es de un día feriado—12 de octubre—, donde no funcionaron las oficinas administrativas de esa casa de estudios, claramente se observa cómo se han borroneado los datos de su verdadero titular, Valentín Olmos, y se pusieron encima los de la hoy Presidenta de la Nación.

 

El dato lo publicó el colega Juan Cruz Sanz en 2007 y es irrefutable: “La fecha de nacimiento está claramente escrita sobre otra anterior (19 de Febrero de 1953 es la fecha de nacimiento de CK pero abajo se ve borroneado un 10 de Agosto de 1989) y la matrícula que es el DNI de la Primera Dama está tipeada sobre otro número matrícula, que también está claramente borroneada“.

Para poder probar la adulteración del documento debí contratar —y costear— un perito calígrafo, quien no dejó de sorprenderse por lo burdo del “truchaje”.

¿Tan complicado era averiguar a quién pertenece la matrícula que se arroga la Presidenta? Para nada, solo hay que dirigirse a la calle Juan Monje Ortega 2839, en la provincia de Salta y hablar con el propio Olmos quien confirmará la adulteración de la que fue víctima.

Sin embargo, según publicó oportunamente Perfil.com Cristina estaría matriculada hasta el día de hoy en la Asociación de Abogados de Río Gallegos, pero tampoco es cierto.

Para verificarlo, los colegas solo tendrían que haberse tomado la molestia de consultar la página web de esa entidad, donde aparecen todos los letrados matriculados allí. La Presidenta no figura en esa nómina.

Como puede verse, el fraude es totalmente verificable. Lamentablemente, la única persona que podría desactivarlo es Cristina Kirchner mostrando su título o certificado analítico, cosa que jamás hará porque carece de ambos elementos.

Y allí aparece una duda esencial: ¿Nadie se preguntó por qué una persona como ella, que gusta ostentar como pocos, jamás hizo lo que haría cualquier abogado: colgar su título en una pared?

Las fuentes consultadas para investigar la supuesta titulación de Cristina fueron más de 30. Algunas hablaron a micrófono abierto y otras no se animaron, pero todos admitieron sus dudas respecto a que la hoy mandataria tenga un título profesional.

El ex vicegobernador de Santa Cruz, Eduardo Arnold; el abogado Domingo Zárate —ex socio de Néstor—; el periodista Daniel Gatti; el abogado Rafael Flores, el referente radical Jorge Vanossi, y muchos otros, son los que desconfían de Cristina. Este último fue incluso profesor de la Presidenta en la Universidad de La Plata y jura no recordar que se haya recibido. ¿Hace falta más evidencia?

Las dudas se acumulan sin cesar y empiezan a incomodar al poder. Por caso, ¿por qué la Universidad de La Plata insiste en no dar copias del analítico de Cristina o su diploma? Una veintena de veces pedimos copia de ambos documentos, pero la Facultad siempre se negó a entregarlos. Eso sí, una fuente de esa casa de estudios admitió en una de esas oportunidades que no existía ni título ni analítico. Esa grabación se presentó como prueba en el juicio iniciado por mí junto al abogado Fabián Bergenfeld.

Perfil.com fue víctima de la misma negativa por parte de esa facultad: “Esta semana este portal solicitó a la UNLP que le brindara otro documento o listado de egresados donde figurara la Presidenta, pero se lo negaron”. Tampoco quiso “colaborar” con la investigación el Ministerio de Educación, como se ve en el siguiente documento:

 

Volviendo a la nota de Perfil.com, allí aparece un dato revelador: “Una abogada que en 1979 compartió el Pensionado María Auxiliadora en La Plata con María Cristina Kirchner, la desconocida hermana menor de Néstor y Alicia, contó a Perfil.com que a mediados de ese año María Cristina ‘Macri’ Kirchner le confió que la novia de su hermano, Cristina Elisabet, ‘le faltaban varias materias para terminar la carrera, lo dijo en plural'”.

“No es imposible, pero es muy raro que haya aprobado todas esas asignaturas en tan poco tiempo”, estimó la fuente, quien pidió mantener su nombre en resguardo para no dañar su “buena relación” con “Macri”. Siempre de acuerdo a lo publicado por Perfil.com.

Para terminar, quiero aportar dos reflexiones: primero, la mayoría de las mentiras detectadas en torno a la titulación de Cristina provienen de afirmaciones del propio Gobierno; segundo, en 2007 ofrecí 10 mil dólares a quien pudiera aportar una foto de graduación de Cristina.

El resultado de esta última búsqueda lo dice todo: el pozo sigue vacante hasta el día de hoy.

Fuente: MDZ.

Por Alfredo Leuco: Los 500 días que quedan.

La Presidenta decidió profundizar las contradicciones. El rol de Kicillof y las lecciones de Capitanich. Autoelogios para todos.

0808_cristina_wonder_temes.jpg_1853027552
Wonder Woman, Cristina Fernández. | Dibujo: Pablo Temes.

Cristina huye hacia adelante. Por eso hace lo que hace. Es la confirmación de aquel silabeo de Rosario, cuando dijo: “Va-mos por todo”. Esto es lo nuevo. Hasta ahora, los errores del Gobierno eran “no forzados”. Pero el combate contra el salvajismo de los fondos buitre le abrió la puerta hacia una radicalización vacía e irresponsable. En ese lugar es donde la Presidenta se siente más cómoda. Ya logró todo lo que jamás soñó: primera mujer electa y reelecta presidenta para suceder a su esposo, también presidente. Es histórico. ¿Qué más puede pedir? Convertirse en mito.

Inventar una leyenda combativa que la coloque al lado de Eva Perón, una suerte de “Pasionaria de Tolosa”. Hoy la orden de Cristina es subir la apuesta en todos los planos. Culpar de todo al resto de la humanidad. Jugar fuerte, como le gustaba a Néstor. Siempre al borde del precipicio. La diputada Elisa Carrió lo definió a su manera, sin eufemismos: “Es una estrategia suicida de los buitres que gobiernan la Argentina”.

Esa decisión de profundizar las contradicciones es la que articulará los 500 días de gobierno que le quedan. Por eso, a estas alturas, al Gobierno le importa un rábano lo que diga y lo que haga el juez Thomas Griesa. Es un caso cerrado. Coqui y Kichi, los mejores alumnos de Cristina, fueron sus voceros: “En Estados Unidos no hay seguridad jurídica y Obama no le pone límites al juez”. Un verdadero canto a la irresponsabilidad.

Deberían avisarles a China y a Rusia, los flamantes aliados, para que saquen sus yuanes hasta el último jiao (centavo) y rublos hasta el kopeks más chico, de la Reserva Federal. Un consejo que Putin y Xi Jinping, sin dudas, van a saber apreciar. De paso, que le explique también cómo es que el trotskismo es el mejor amigo del capitalismo.

Suena hasta patético que la soberbia de Capitanich le permita intentar enseñarle al mismísimo Barack Obama cuál es el artículo de la Constitución que debe aplicar, tal como George Bush lo hizo con el Congo. El presidente de los Estados Unidos no pudo prestar demasiada atención a la clase del profesor Capitanich. Estaba ocupado bombardeando a los yihadistas que combaten en Irak.

El gobierno se autoelogia diciendo que salió a la cancha. Y apenas anunció débiles aspirinas para atacar el cáncer de la desocupación y las suspensiones de trabajadores, que crece igual que el hundimiento de la actividad inmobiliaria. No atinan a otra cosa que recetar remedios que son peores que la enfermedad. El único momento de luminoso respiro fue el reencuentro de Estela de Carlotto con su nieto Guido. La lucha pacífica, corajuda, inclaudicable de las Abuelas cosechó una siembra democrática, republicana y de reivindicación de los derechos humanos.

Esa lógica de Cristina, de replegarse hacia la tropa más fanática y resistir desde allí, se puede aplicar a cualquiera de los temas que hoy están en debate. Cristina empujó al flamante biprocesado e inminente multiprocesado, Amado Boudou, al abismo del Senado de la Nación para que le llenaran la cara de dedos. El, con su rostro más pétreo, puso la otra mejilla porque sabe que es la manera que tiene la Presidenta de comunicarles a todos que hay que bancar a Amado “cueste lo que cueste”. Ella sabe que los expedientes de Tribunales le pican cerca y por eso Boudou es el último dique de contención hasta que vayan por ella. Esa es su mirada conspirativa. Los más cristinistas salieron a poner las manos en el fuego por Boudou. Capitanich y los senadores Pablo González y José Mayans acusaron a los opositores de ser cobardes, gerentes de las corporaciones mediáticas y de fugarse de los problemas en helicóptero, como hizo Fernando de la Rúa. Crueles, a los muchachos no les interesa tender un solo puente con nadie. Este también es un caso cerrado: “La sangre derramada de Boudou no será negociada”. Si Obama es un enemigo, cualquiera se puede imaginar que Gerardo Morales entra en ese paquete en un instante. Un observador imparcial podría decir que si Ernesto Sanz, Rubén Giustiniani y otros deben responder por el fracaso de De la Rúa, varios kirchneristas, incluidos el jefe de bloque Pichetto y el matrimonio presidencial de Néstor y Cristina, deberían hacerse cargo de Carlos Menem para no exagerar y llegar hasta López Rega. Es un despropósito en cualquiera de los casos.

El senador Mayans, además, debería dar explicaciones del robo a mano armada que su gobernador feudal llamado Gildo Insfrán hizo de los dineros de Formosa, que tanta pobreza y marginalidad tiene. Nadie debería olvidar que The Old Fund se puso en funcionamiento con los más de 7 millones de pesos que le pagaron a Alejandro Vandenbroele por asesorar en la reestructuración de la deuda de la provincia. ¿Qué número de factura entregó Vandenbroele? La número 3, y las dos anteriores habían sido anuladas. ¿Qué experiencia y cuántos especialistas en el tema tenía la empresa? Ninguna trayectoria y cero empleado. ¿Tuvieron que devolver algo de esos 7 millones? Sí, más de 2 millones volvieron a manos de un funcionario amigo de Insfrán y el senador Mayans, que levanta el dedito para acusar a la oposición de cobarde. ¿Quién era el ministro de Economía que reestructuró la deuda de Insfrán? Amado Boudou, qué duda cabe, un verdadero recordman histórico en procesamientos judiciales ejerciendo el segundo lugar institucional en la Nación.

Esa es la costumbre de Cristina: ver la paja en el ojo ajeno. El militante tinellista Martín Insaurralde hace su polémico juego. Luis D’Elía lo define como “hueco, sin valores, target noventista, rémora del pasado con una vedetonga como compañera”, aunque luego superó todos los límites acusando a Jesica Cirio de “prostituta high class”. Dos preguntas sencillas: ¿a quién votó D’Elía en las últimas elecciones en Buenos Aires? Al hueco sin valores. ¿Quién designó a Insaurralde en ese lugar? ¿Algún cuerpo orgánico partidario? No, fue el sabio dedo de Cristina Fernández.

Dos chicanitas finales para el estribo: ¿cuándo se dieron cuenta de que Insaurralde era el diablo bailando por un sueño? ¿Qué esperan la Presidenta y los muchachos de los derechos humanos y los Inadis para hacer algo por esta violencia oral de género? Bataclana, vedetonga, prostituta. ¿Cristina no tiene nada para decir al respecto?

Fuente: Perfil.com – Por Alfredo Leuco.

Opinión: Breve manual para robar en la función pública.

0807_cristina_cadena_telam_g3.jpg_1853027552“Si no la ponemos nosotros, no la ponen los empresarios y nadie mantiene todo esto”, dijo la Presi como si cada obra la pagara de su bolsillo. Extrañamente, la guita sale del Estado y va a parar a algunos selectos bolsillos, pero de un modo difícil de entender. Robar en la función pública es todo un arte en el que no todos saltan a la fama internacional, pero muchos hacen su mejor esfuerzo para luego quedar en el más cruel de los anonimatos.

Durante la gestión de Romina Picolotti, el país se dividía entre los que ya llevábamos un posgrado en putear al kirchnerismo y los que no se enteraban que nos gobernaba la selección nacional de amigos de lo ajeno. La gestión de Picolotti era casi monacal en comparación con lo que hemos visto después. O sea, cuando Cristina le ordenó a Sergio Massa que le pidiera la renuncia a Picolotti, Ricardo Jaime ya tenía un yate, un departamento en Brasil, quichicientas propiedades y más cuentas que cuaderno de tareas de alumno castigado. Sin embargo, Picolotti no se fue por sus manejos: la mina del look de corte de agua y ausencia de jabón fue cuestionada durante 2 años y medio por haber nombrado a más de trescientos empleados en su Secretaría, en su inmensa mayoría, familiares, amigos, familiares de amigos y amigos de familiares.

También le habían echado en cara su incapacidad, pero convengamos que eso nunca fue parámetro para el Gobierno que bancaba a Guillermo Moreno. Sin embargo, en un país en el que la Presidente recibe los diarios en papel de manos de un canillita que se mueve en avión, sólo un idiota puede creer que Picolotti la rajaron por ladri: la renuncia le fue requerida justo en la misma semana en la que Alberto Fernández, principal mentor de Picolotti, criticó al Gobierno.

0808_NestorPor aquellos meses de 2009, a las denuncias de enriquecimiento ilícito del Gobierno se les ponía el sello de ingreso y el de archivo en la misma Mesa de Entradas del Juzgado en turno y delante del denunciante. Néstor compraba dos millones de dólares un día antes de una devaluación y pocos se preocupaban. A nadie le pareció sospechoso que el ya expresidente justificara su transacción con un “necesitaba comprar un hotel”, dado que todos hemos comprado un hotel cinco estrellas alguna vez en la vida. Julio De Vido ya tenía su chacrita de varias hectáreas en el norte de la provincia de Buenos Aires, y Felisa Micelli ya había pasado a la posteridad por ahorrar de a miles los dólares que guardaba en el baño de su despacho para no gastar de más.

Sin embargo, el caso de Picolotti y su afición por no poner de su bolsillo ni las propinas, sirve para ejemplificar en menor escala lo que pasará con casi todos los funcionarios que se la dieron de patriotas con la ajena: quedarán en el olvido y sólo nos acordaremos de ellos cuando nos enteremos de que, una vez más, están de paseo por Comodoro Py.

0808_PicolottiEl comportamiento de la funcionaria que respetaba tanto al medio ambiente que llevaba todo un ecosistema en su cabellera, pinta de cuerpo entero a cualquier funcionario promedio que, a pesar de tener un suculento salario y robar lo que tenga a mano, considera que es justo que todos nosotros le paguemos hasta la niñera de sus hijos.

Hemos visto funcionarios honestos, boludos, corruptos, inteligentes, corruptos boludos, corruptos inteligentes, honestos boludos y honestos porque no les salió otra cosa. Estos últimos forman parte de un grupo interesante, aquel que es honesto porque no se enteró/no supo cómo chorear. Faltó a clases justo ese día y nunca entendió cómo llevarse la torta, la bandeja y, si pinta, a la camarera que la trae a la mesa. Una buena para ellos: cuando alguna mente memoriosa los recuerde, automáticamente dirán “pero era honesto”.

La explicación de por qué se chorea aún cuando ya se tiene todo, es bastante simple: son coleccionistas de guita. Al billete lo ven como un objeto de colección al que hay que admirar. He conocido tipos que, como quien charla del clima, afirman que acomodan sus dólares por modelo, número de serie o Estado emisor. Les gusta verlos, olerlos, tocarlos, saber que están ahí. De esa base para arriba, el resto sigue el mismo patrón.

Tienen treinta propiedades, pero la que más les gusta es la que todavía no compraron. El negociado que más disfrutan es el que está por venir. En un eterno devenir del futuro inalcanzable, nunca están satisfechos: al no coleccionar figuritas, nunca llenan el álbum, siempre hay cosas nuevas y deseables para sumar a la colección.

De chicos se comieron los piojos o eran niños bien, no hay diferencia en el resultado. Los primeros llegan como gordo en huelga de hambre a un asado. Saben que se llenaron con la segunda entraña, pero está todo ahí, para comerse. Y como está para comerse hay que deglutirlo aunque no se pueda respirar. Los segundos todavía no superaron el trauma de la minita que los humilló al recordarles que el auto se los compró papi y están desesperados por tener su propia fortuna, su propia colección.

No la tocan, no la gastan, no la reproducen, sólo la acumulan. Como buenos coleccionistas, no quieren desprenderse de una sola pieza. De allí que los gastos diarios propios y ajenos -cuando quieren impresionar a alguien o mostrar qué tan grande tienen el complejo- son solventados por la caja chica, que de chica sólo tiene el nombre.

El fondo de gastos comunes -la cajita, para los gomías- es un estándar de la administración que abarca desde un destacamento policial en Carmen de Patagones hasta la mismísima presidencia. Un mecanismo dispuesto desde que el mundo existe para que cada dependencia del Estado tenga dinero en efectivo para gastos diarios. Lógicamente, no incluye una cena de camaradería de la promoción 87 del turno mañana mercantil, pero todo se dibuja si se tienen los comercios amigos correspondientes. Ciento cincuenta resmas de hojas y cartuchos de tinta para una repartición que no tiene impresoras, o noventa y dos bidones de agua para el dispenser de una oficina con tres personas, todo vale mientras el proveedor amigo nos dibuje la factura a cambio del pago de IVA. El negocio es redondo, dado que el buen hombre podrá usar ese IVA facturado para vender sin ticket esas ciento cincuenta resmas que no le dieron a nadie.

La caja chica no es sólo un agujero por el que se van millones -cientos de millones- todos los meses sin mayor control que el de las facturas truchas, sino que es el pilar de todo el resto, el entrenamiento básico, las inferiores que hay que pasar para poder chorear en primera.

0716_jaime_kirchneristas_gLa hermana boba de la caja chica es la locación de servicios, un mecanismo que el Estado también usa para negrear -contratar sin aguinaldo ni vacaciones pagas a personas para que hagan el mismo trabajo que podría hacer un Planta Permanente con todos los beneficios de la ley- pero que también utiliza como si se tratara de una obligación para hacer más billetines. Es la perfección de lo que antiguamente llamábamos ñoqui, un tipo que es contratado para que no trabaje y, al cobrar la contraprestación por el servicio que no realizó, separe la guita del monotributo y entregue el resto a la persona indicada. Es el mecanismo favorito para satisfacer a los militantes de menor rango, pero también viene joya para hacer guita. Un área que necesita de quince empleados, cuenta con diez de planta permanente. Toman a los cinco que faltan, se les paga el monto equivalente a un salario mínimo y se contrata a otros quince por mucha guita. No van nunca. Saquen la cuenta de cuánta se desvía por mes y multipliquen hasta el infinito de reparticiones públicas.

Por todo esto no la rajaron a Picolotti, dado que obra en el Manual del Buen Funcionario. Lo que asusta es que, si la mina nos parece una boluda ratona, es imposible dimensionar la que se han choreado en otros modus operandi.

Licitación directa. Es algo más suculento que la caja chica, aunque opera casi del mismo modo, dado que funciona para comprar de forma rápida pero por montos muy superiores. Al igual que la cajita feliz, se pueden dejar por escrito que se compraron quinientas computadoras que si se recibieron sandías no pasa nada. La mayor escala también aplica a los proveedores, que están registrados en un padrón y son felices por tener un socio que los ayude a blanquear.

Licitación (a secas). Es el mecanismo más entretenido, dado que conlleva tantos pasos a cumplir que el funcionario siente que realmente ganó el dinero por el empeño que le puso al choreo. Gracias a que Cristina hace una cadena nacional por cada paso, además de enterarnos que el Anses le dio un crédito a un jubilado para que se compre un caballo pura sangre, podemos comprender el mecanismo de la licitación: primero se hace el anuncio de la obra que se desea llevar a cabo, se reciben las ofertas y se elige al ganador tomando como parámetros menor costo, mayor beneficio o ambos.

En la habitualidad, esta Disneylandia que nos pinta la ley es un poco diferente y, antes de hacer el anuncio, ya se arregló con uno o con todos los oferentes. Las aperturas de sobres para demostrar transparencia son para la tribuna. Es como que la profesora nos pase las respuestas del examen y luego lo rindamos delante de todos. Si no se pudo arreglar para que los perdedores presupuesten más de quien debe ganar, se le pide al garantizado ganador que le agregue beneficios a su oferta para justificar el mayor costo. Beneficios que nadie comprobará y, si alguien se anima, no faltará quien pueda explicar su ausencia con el aumento de costos de las paritarias y la inflación.

0808_LanacioncreceComo ejemplo podemos poner que la inmensa mayoría de las obras públicas que ha llevado el kirchnerismo adelante las han ganado siempre los mismos tres: Electroingeniería, CPC (Cristóbal López) o Austral Construcciones (Lázaro Báez).

Por eso tardaron tanto en llamar a licitación para la red 4G de celulares: porque no había negocio para propios y amigos, no existía una posibilidad cierta de hacer una gran fiesta y, obviamente, porque las compañías están tan entongadas que acá podemos llegar a comunicarnos con palomas mensajeras sin que a ningún funcionario le caliente.

Tras la sobrefacturación, obviamente, aparece el retorno, ese porcentaje hermoso que excede al costo de la obra y que oficia de mecanismo polimodal en la modalidad favorita para el choreo de los últimos años: los subsidios. Todas las modalidades descriptas precedentemente, no son copyright del kirchnerismo y aún no entiendo cómo no fue declarado patrimonio cultural de la clase dirigente argentina, dado que no reconoce afiliación partidaria ni época histórica.

De más está decir que el subsidio y la empresa con mayoría estatal -o directamente empresa del Estado- no son inventos, tampoco, del Modelo de Redistribución de Culpas con Crecimiento Marginal. Sin embargo, por la proximidad del ejemplo, nos viene joya. El sistema de subsidios que vivimos hoy en día proviene de la eternización de una medida adoptada tras la devaluación de enero de 2002. El aumento de costos de los prestadores de servicios -transporte, energía, etcétera- obligaba a la suba proporcional de los importes a cobrar, los cuales debían ser pagados en su mayoría por asalariados que perdieron dos tercios de su poder adquisitivo de un día para el otro.

Ante este panorama, aparecieron los subsidios para completar la diferencia de guita entre lo pagado y el costo del servicio. La idea -y esto se puede encontrar en el Boletín Oficial- era que los mismos fueran disminuyendo con el paso del tiempo, el aumento de los salarios y la recuperación del consumo. Pero con los años el consumo se transformó en el Alá del fundamentalismo nacional y los subsidios crecieron a la par de la inflación. La calidad cayó por razones obvias: los subsidios son para mantener el servicio, no para mejorarlo ni ampliarlo.

Esto último no se vio reflejado en los números y se pagaron subsidios que alcanzan para tener un tren transoceánico hasta la base Marambio. Así, lo que se originó como un tecnicismo para compensar la diferencia entre costo e ingresos, se convirtió en un mecanismo para lucrar con la diferencia entre subsidio y costo. Los resultados los podemos ver cuando nos cortan la luz en las cuatro estaciones, cuando las fábricas tienen que dejar de producir para que un ama de casa de Balvanera pueda prender la cocina y cuando los trenes le hacen competencia a Lázaro Costa.

Las empresas del Estado quedaron para lo último, dado que es lo máximo a lo que puede aspirar un delincuente que se precie. El primer puesto en la consideración no es en vano, ya que dentro de una empresa del Estado está todo: caja chica hasta para pagar las putas, licitaciones para tirar al techo y subsidios para mantener un precio tentador para los consumidores financiados por personas que nunca podrán disfrutarlo.

El hambre demostrado para pegarse un panzazo de entrada quedó en evidencia cuando se chusmea qué pasó con el tendido eléctrico Pico Truncado-Puerto Madryn, en el cual se denunció un sobreprecio del 400%. O sea, en una obra se pagó lo que deberían haber salido cuatro obras del mismo tipo. Este tipo de maniobras también explica por qué siguen choreando a pesar de amasar la que no podrán gastar en cincuenta vidas. Primero, porque les gusta acumular guita. Segundo, porque si a la siguiente obra se paga lo que corresponde -o un sobreprecio menor- alguien se daría cuenta que en la anterior se choreó, y fuerte. La glotonería de billetines se les prorroga por el cagazo a que vuelva el anonimato el cual relacionan, indefectiblemente, con la malaria.

Es la necesidad de permanecer en el poder en segundas líneas, de saltar de un bando al otro sin tapujos, de acomodarse a último momento con quien tenga chances de llegar al poder, porque para el coleccionista de guita, tener que desprenderse de una sola moneda para pagar un chicle les da la misma sensación de quien vende la tele para bancar el alquiler. Sensación de empobrecerse.

Y en el medio, en cambio, queda nuestra sensación, esa que nos dice que cuando con nuestro sueldo pagamos un café unos veinte mangos, en realidad estamos pagando el nuestro y el del funcionario, que de tan patriota, se merece no gastar su salario astronómico. Después de todo, vivir de la ajena es un trabajo arduo.

0808_Gracias

Viernes. Un día como hoy nacía este humilde espacio. Arranca la séptima temporada.

Publicado por .

Lanata vs Victor Hugo. Por Alfredo Leuco.

Son las dos caras de la moneda del periodismo en la era del hielo. Son los representantes de las dos posturas éticas frente a nuestro maravilloso oficio. Cada uno encarna un lado de la grieta que se abrió en la sociedad.

victor_hugo_lanataJorge Lanata tuvo el coraje y la independencia de investigar a fondo la matriz corrupta del estado. Con rigurosidad destapó todas las ollas con olor a podrido y dejó en evidencia a varios funcionarios. A Felisa Miceli, condenada porque le descubrieron una inexplicable bolsa de dinero escondida en el baño de su ministerio. A Amado Boudou, procesado por recibir una megacoima. A Lázaro Báez y el lavado de dinero de quien fue amigo, socio, cómplice y testaferro de la familia presidencial y muchos otros casos como los de Ricardo Jaime o el general Cesar Milani. Hizo lo que siempre tiene que hacer un periodista. Tener una mirada crítica. Ser fiscal de ese poder.
Victor Hugo Morales malversó nuestro trabajo y se convirtió en el abogado defensor de todos los corruptos y en el justificador ideológico de todas los autoritarismos de Néstor y Cristina. Castigó a los dueños de los medios pero fue feroz descalificando a colegas periodistas que se ganan la vida con dignidad y que hacen su trabajo con excelencia y que ganan un uno por ciento de lo que gana el megamillonario relator del relato inmoral.
Hoy Lanata y Victor Hugo están protagonizando una polémica pública sobre la fortuna que el uruguayo cobró junto a Maradona por hacer el programa “De Zurda” por Telesur. No se trata de un sueldo mínimo o simbólico. Se trata de miles de dólares que los dos amantes del Che Guevara cobraron por derecha a un canal que tiene fondos públicos de Venezuela, Cuba y Argentina. Lanata dice que todos los argentinos hicimos un aporte para pagar esos mega sueldos y que por eso tenemos derecho a saber cuanto nos costó. Muchos pensamos que esas cifras descomunales hubieran sido muy útiles para atender a los mas pobres de los pobres de esos países y que tanto Victor Hugo como Diego podrían haber trabajado gratis para la causa. Pueden hacerlo, ambos están salvados para toda la vida.
Lanata no es el único pero es uno de los responsables de que radio Mitre lidere con mucha amplitud las mediciones de audiencia. Mas del 46 % escuchan esta querida emisora en ese horario. Y eso es un beneficio para todos los que trabajamos en estos micrófonos.
Victor Hugo no es el único, pero es uno de los responsables de que radio Continental se haya caído a pedazos en sus mediciones. Con suerte y viento a favor supera en algo el 9% de share contra el 46 % de Lanata. Y eso perjudica a grandes profesionales como a Nelson Castro y Fernando Bravo.
Lo mismo pasa en televisión.
Jorge Lanata conduce uno de los programas mas vistos de canal 13. En al comienzo, tuvo niveles impresionantes de audiencia. Todo bancado con el riesgo de la publicidad privada.
Victor Hugo conduce un programa en canal 9 que casi no acusa peso en la balanza y que si no fuera por su carácter de propagandista de las ideas del estado y la publicidad oficial, ya lo hubieran levantado por su fracaso.
Lanata gana casi todos los años la votación del mejor periodista de la revista Noticias, acaba de aparecer en el décimo lugar entre los personajes mas honestos junto al Papa Francisco, Favaloro y Belgrano, entre otros. Y en el festival de Nueva York su investigación sobre la ruta del dinero K fue premiada con la medalla de plata en competencia contra producciones de 60 países.
Victor Hugo fue el elegido en mas de una ocasión en Noticias como el peor periodista del año, generó una gran desilusión y frustración entre muchos oyentes que lo apreciaban y se sintieron traicionados por su panquequismo borocotizador y ganó el premio que La Campora otorga a través de la Facultad de Periodismo de La Plata. El mismo que recibió Hugo Chávez rodeado de Hebe de Bonafini y Fernando Esteche quien fue profesor de esa casa de estudios hasta que lo metieron en la cárcel por encabezar junto a Quebracho diversos hechos vandálicos.
Jorge Lanata era un pibe durante la dictadura pero desde Página 12 fue uno de los principales luchadores por los derechos humanos. Instaló en su diario los reclamos con foto y nombres y apellidos y convocó a trabajar a Horacio Verbitsky y Osvaldo Soriano, entre otros. Sin embargo gue atacado ferozmente por el aparato propagandístico del gobierno y comparado con Videla.
Victor Hugo tuvo que pedir perdón por carta a las Abuelas de Plaza de Mayo por haber elogiado a los genocidas de Videla en 1978. Fue muy amigo de varios militares y jugaba al fútbol y bailaba tangos en un cuartel de la dictadura uruguaya. Sin embargo es endiosado por el cártel de Gvirtz que se enriqueció con los dineros públicos y que tampoco muestra sus contratos con el estado.
Ambos ganan muy buenos sueldos con su trabajo.
Pero Víctor Hugo dijo que seguramente fue uno de los que mas ganó en la historia de la radio, tiene un departamento que cuesta una montaña de dólares en Nueva York y se la pasa viajando a Paris y Madrid pese a que se llena la boca hablando bien de Fidel Castro y la isla de Cuba a donde también viaja de vez en cuando. El chofer que le maneja su auto llegó a facturar una charla que dió Victor Hugo, seguramente para evadir impuestos. Converso, tituló su gran libro, Pablo Siven.
Victor Hugo es la hipocresía, es el doble discurso. Es jugar de zurda pero con nuestro bolsillo.
Victor Hugo es culturalmente kirchnerista. Un fabulador y millonario culposo que de la boca para afuera defiende a los pobres de la Patria Grande pero que le cobra una carretilla de dólares para trabajar en Telesur. Se lo digo en términos futbolísticos: se la pasa amagando por izquierda pero siempre sale por derecha.


Esta columna fue publicada originalmente en la edición digital del Blog de Alfredo Leuco – Le doy mi palabra el 23 de julio de 2014. Periódico El Progreso no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.


 

Declaraciones polémicas de Samid. Y algunas reflexiones para compartir.

 

"Cada vez la economía está más brava", agregó el empresario, cercano a Scioli.
“Cada vez la economía está más brava”, agregó el empresario, cercano a Scioli.

El vicepresidente del Mercado Central de Buenos Aires, Alberto Samid, admitió el pasado diecisiete de julio que “la gente ya no es que no llega a fin de mes, no llega al 15 ahora” porque “no le alcanza la plata”, a la vez que reconoció que “hay una recesión total” en el país y que “están despidiendo gente de todos lados”.

Es por lo menos raro que recién ahora se percate de la situación del país. Esta misma situación se viene viviendo desde hace unos años, sin embargo no dijo nada en su momento. De golpe, y cuando todos los candidatos están empezando a especular con sus posibles candidaturas, a algunos se les cae la venda de los ojos. Y hacen declaraciones, como si padecieran las mismas situaciones que el resto de la sociedad.

No obstante, responsabilizó por la escalada de precios a los “comerciantes que cobran entre 200 y 500 por ciento más” que en el centro de abastecimiento que integra, donde dijo que existe “deflación” porque una persona que “necesita 4 mil pesos para alimentar a su familia, en el Mercado Central, gasta mil”.

Responsabilizar al comerciante minorista, es como echarle la culpa al cartero porque nos llegan facturas para pagar. La inflación esta en todos los rubros, se abren paritarias por sueldo cada 6 meses,  pero en el Mercado Central hay “Deflación”; seria interesante conocer la “receta” económica, para intentar aplicarla en la economía nacional, así nos beneficiamos todos.
Seguramente Samid, no acepto que le aumente el sueldo por paritarias, por el contrario habrá pedido que se lo rebajen, dado que el compra en un mercado que esta en “deflación” no necesitaría adecuar su salario.

Además, el funcionario kirchnerista, cercano al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, acusó a la administración porteña de haber promovido la clausura que sufrió en el barrio de Colegiales una edificación de una sucursal del centro de abastecimiento, al sostener que “hay una mayoría de cipayos” encargada de poner “palos en la rueda” para que no prospere.

“La gente ya no es que no llega a fin de mes, no llega al 15 ahora”, admitió Samid en diálogo con radio América. Y añadió: “¿Qué es la inflación? Usted, este mes, para alimentar a su familia necesita 4 mil pesos. El mes que viene, esa misma mercadería sale 4.500. Los 500 pesos (de diferencia) es la inflación”.

“Hoy, no le alcanza la plata a la gente. Los comerciantes cobran el 200 por ciento más, el 500 por ciento más”, enfatizó y agregó: “A la gente no le alcanza para comer y, para colmo, están despidiendo gente de todos lados. Cada vez la economía está más brava. El problema es económico acá. No alcanza la plata. Hay una recesión total”, concluyó.

No es nuevo que la gente no llegue a fin de mes con su sueldo. Es otra cosa que viene pasando hace muchos años, pero que no nos damos cuenta los argentinos, porque estamos acostumbrados a “apretar el cinturón” y seguir, y no a evaluar porque debemos hacerlo.

Cada vez que nos cuesta llegar a fin de mes, reducimos algún gasto, por lo cual cada vez gastamos en menos cosas, priorizando siempre el transporte para trabajar y la comida, esto es lo que genera la recesión. Y con menor consumo y recesión, lo inevitablemente lógico es que sucedan suspensiones (como vemos en las automotrices), y despidos.

Esta situación fue leve y progresiva desde hace muchos años. Evalué que podía comprar hace 2, 5, 10, 15 años atrás, y en que gasta su sueldo ahora.
Sacando a Samid, y generalizándolo en muchos personajes de la política, es bastante indignante como mínimo, que recuerden los problemas económicos y sociales que nosotros enfrentamos a diario, cada vez que se acerca una elección.


Esta columna esta compuesta por declaraciones de Alberto Samid, y con opiniones personales de J. C. P..
Periódico El Progreso no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.


 

 

La verdadera historia oculta de Gaza que los israelíes no están contando.

Veamos ahora la historia de Gaza que no oirá contar a nadie en las próximas horas. Se trata de la tierra. Los israelíes de Sderot sufren el fuego de cohetes lanzados por los palestinos de Gaza y ahora los palestinos están recibiendo su merecido. Claro. Pero, un momento: ¿cómo es que todos esos palestinos —millón y medio en total— han acabado hacinados en Gaza? Bueno, pues resulta que sus familias vivieron una vez en lo que ahora se llama Israel. Y que fueron expulsados —o huyeron para salvar la vida— cuando se creó el Estado de Israel.

SDGTYBCVCVbombardeo_gazaY resulta también que —se aconseja aquí tomar aire con una profunda inspiración— las personas que vivían en Sderot a principios de 1948 no eran israelíes sino árabes palestinos. Su aldea se llamaba Huj. Tampoco eran enemigos de Israel. Dos años antes, esos mismos árabes habían escondido del ejército británico a combatientes de la Haganah judía. Sin embargo, cuando el 31 de mayo de 1948 el ejército israelí se plantó en Huj expulsó a todos los habitantes árabes de la población, ¡a la Franja de Gaza! Y se convirtieron en refugiados. David Ben Gurion (el primer Primer Ministro de Israel) lo llamó una “acción injusta e injustificada”. Una pena. A los palestinos de Huj nunca se les permitió regresar a sus hogares.

Y hoy, más de 6.000 descendientes de los palestinos de Huj —ahora Sederot— viven en la misérrima Gaza entre los “terroristas” que Israel proclama querer destruir y que disparan cohetes contra lo que otrora fue Huj. Interesante historia.

Y lo mismo cabe decir por lo que respecta al derecho de autodefensa de Israel. Lo hemos vuelto a oír hoy mismo. ¿Qué pasaría si los ciudadanos de Londres fueran bombardeados como lo son los ciudadanos israelíes? ¿Acaso no devolverían el golpe? Bueno, sí, pero los británicos no tenemos a más de un millón de antiguos habitantes del Reino Unido encerrados en campos de refugiados en unos pocos kilómetros cuadrados alrededor de Hastings.

La última vez que se utilizó este argumento falaz fue en 2008, cuando Israel invadió Gaza y mató al menos a 1.100 palestinos (tipo de cambio: 1.100 contra 13). ¿Qué pasaría si a Dublín la atacaran con cohetes?, preguntó entonces el embajador de Israel. Ahora bien, en la década de 1970 la ciudad británica de Crossmaglen, en Irlanda del Norte, sufrió el ataque de cohetes lanzados desde la República de Irlanda pero no por ello la RAF se vengó bombardeando Dublín y matando a mujeres y niños irlandeses. En Canadá, en 2008, los partidarios de Israel blandieron el mismo argumento falaz. ¿Qué pasaría si a la gente de Vancouver o Toronto o Montreal la atacasen con cohetes disparados desde sus propios suburbios? ¿Cómo se sentirían? Sin embargo, los canadienses no han empujado a campos de refugiados a los habitantes originales del territorio canadiense.

Y ahora vámonos a Cisjordania. Al principio Benjamin Netanyahu dijo que no podía hablar con el “Presidente” palestino Mahmoud Abbas porque no representaba también a Hamas. Luego, cuando Abbas formó un gobierno de unidad [con Hamas], Netanyahu dijo que no podía hablar con Abbas porque se había aliado con la “terrorista” Hamas. Ahora dice que sólo se puede hablar con Abbas si rompe con Hamas, aunque si lo hace dejará de representar a Hamas.

Mientras tanto, el gran filósofo israelí de izquierdas Uri Avnery —90 años de edad y por fortuna tan recio como siempre—, ha llamado la atención sobre la última obsesión de su país: el peligro de que Isis lance un asalto hacia el oeste desde su “califato” sirio-irakí y llegue hasta la ribera oriental del río Jordán.

“Y Netanyahu dijo”, según Avnery, que “si no son detenidos por una guarnición israelí permanente estacionada allí (en el río Jordán), llegarán hasta las mismas puertas de Tel Aviv”. La verdad, por supuesto, es que la aviación israelí aplastaría a Isis en el mismo instante en que osara cruzar la frontera con Jordania desde Irak o Siria.

La importancia de eso, sin embargo, es que si Israel mantiene su ejército en el Jordán (para proteger a Israel de Isis), un futuro Estado “Palestino” no tendrá fronteras y será un enclave dentro de Israel rodeado por todas partes por territorio controlado por los israelíes.

“Igual que un bantustán sudafricano”, dice Avnery. En otras palabras, jamás existirá un Estado palestino “viable”. Después de todo, ¿acaso no es Isis lo mismo que Hamas? Por supuesto que no.

Pero no es eso lo que le oímos decir a Mark Regev, portavoz de Netanyahu. No, lo que le dijo a Al Jazeera fue que Hamas era “una organización terrorista extremista no muy diferente de Isis en Irak, Hezbollah en el Líbano, Boko Haram …” Basura. Hezbolá es una milicia chií que en Siria combate a muerte contra los musulmanes sunitas de Isis. Y Boko Haram —a miles de kilómetros de Israel— no es una amenaza para Tel Aviv.

Pero usted ya ha captado el concepto. Los palestinos de Gaza —y, por favor, olviden para siempre a los 6.000 palestinos cuyas familias son oriundas de Sederot— están aliados con las decenas de miles de islamistas que amenazan a Maliki en Bagdad, a Assad de Damasco o al presidente Goodluck Jonathan en Abuja. Más interesante aún: si Isis se dirige hacia las lindes de Cisjordania, ¿por qué el gobierno israelí sigue construyendo allí colonias para los civiles israelíes de forma ilegal y en tierras árabes?

Todo esto no tiene que ver solamente con el vil asesinato de tres israelíes en la Cisjordania ocupada o con el vil asesinato de un palestino en la Jerusalén Este ocupada. Tampoco con la detención de numerosos militantes y políticos de Hamas en Cisjordania. Tampoco con los cohetes. Como de costumbre, el meollo del asunto es la tierra.


Esta nota fue publicada originalmente por The Independent, escrita por Robert Fisk y traducido para Rebelión por LB. Publicada en la edición digital del diario El Ciudadano.cl. Periódico El Progreso no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.