Confirman pruebas toxicológicas a los agentes de la Policía Bonaerense.

CompartirEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

 Desde el Ministerio de Seguridad informaron que los efectivos de la Policía Bonaerense serán sometidos a análisis toxicológicos, de alcoholemia y de abuso de sustancias ilícitas. Es en el marco de un nuevo programa antidroga que implementará la Provincia de Buenos Aires. Los análisis serán sorpresivos, por sorteo y a través de muestras de saliva en el espacio de trabajo de cada oficial.

Policia

 Los más de 90 mil oficiales que integran la Policía Bonaerense serán sometidos a análisis toxicológicos para detectar el consumo de alcohol y de sustancias ilícitas. La medida, impulsada por el gobierno de la Provincia, alcanzará también al ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, a sus principales funcionarios y a la jefatura policial.

 Los exámenes se realizarán dentro de los próximos tres meses y el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, será el primero en someterse al test. Luego, se sumará el jefe de la fuerza, Pablo Bressi, y todo el personal de la Superintendencia de Investigaciones de Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado.

 De esta manera, se pondrá en marcha un programa denominado “Política de prevención y control del consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito de la Policía de la Provincia”. La Policía Bonaerense será la primera fuerza del país en someter a sus agentes a controles para detectar el consumo de drogas ilícitas, una modalidad que ya se aplica en Estados Unidos (tanto para el FBI como para la DEA), México, Honduras y Ecuador.

 “Aquellos que dan la lucha contra el narco no pueden estar implicados. Somos la primera fuerza de seguridad del país que toma esta medida”, anunció este miércoles el titular de la cartera de Seguridad. Los tests serán realizados por Fundartox, entidad presidida por Carlos Damín, especialista en Toxicología, Medicina del Trabajo y Salud Pública, profesor de Toxicología en la Facultad de Medicina de la UBA y jefe de la División Toxicología del hospital Fernández.