En Argentina se consume más del doble de sal recomendada por día.

 Se estima que el consumo de sal en el país es de 11 gramos por persona, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda un máximo de 5 gramos. El 70 por ciento de la ingesta de sodio proviene de alimentos procesados. la elevada ingesta de sodio es el principal factor de riesgo de aumento de la presión arterial, causante de enfermedades cardio y cerebro vasculares y renales.

Sal

 La cartera sanitaria nacional estima que el consumo de sal diario en Argentina es de 11 gramos por persona, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un máximo de 5 gramos. El 70 por ciento de la ingesta de sodio proviene de alimentos procesados y ultraprocesados como panificados, embutidos, enlatados, congelados, quesos, caldos, sopas y envasados en general.

 Es por eso que en enero de este año se reglamentó la Ley Nacional N° 26.905 de Regulación del Consumo de Sodio. La norma plantea la reducción progresiva de la sal contenida en los alimentos procesados; regula la fijación de advertencias en los envases sobre los riesgos del consumo en exceso de sal; promueve la eliminación de los saleros en las mesas de los locales gastronómicos; fija el tamaño máximo para los envases individuales en los que se vende sal -que no pueden superar los 500 miligramos- y establece sanciones a los infractores.

 El secretario de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos de la cartera sanitaria nacional, Adolfo Rubinstein, destacó la importancia de esta ley y afirmó que “la reglamentación de la Ley de Regulación del Consumo de Sodio constituye una herramienta fundamental para profundizar el impacto de la medida y garantizar un acceso igualitario a alimentos con menor cantidad de sodio para proteger la salud de toda la población. Cada gramo de sal que disminuimos en la ingesta diaria evita cerca de 2.000 muertes por enfermedad cardiovascular y ataques cerebrales en la población argentina”.

Hábitos de consumo

 Por otra parte, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda a la población mejorar los hábitos y evitar el consumo excesivo de sal. Algunas prácticas como aumentar el consumo de alimentos naturales y preparados en el hogar, reducir el uso de sal en la cocción, reemplazar la sal por otras especias y hierbas para condimentar y evitar el salero en la mesa, mejoran la salud y previenen enfermedades. A su vez, se aconseja evitar agregar sal en la preparación de alimentos para bebés, niños y niñas con el objetivo de que el paladar de los más chicos se adapte al reconocimiento de los sabores naturales de los alimentos.

 Alberto Cormillot, coordinador del Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad destacó que “la sal es un asesino silencioso y es nuestra misión darle voz. Tratarse la presión elevada es un tercer paso. Impulsar y favorecer que las personas se tomen la presión es el paso anterior. El primero de todos es alertar sobre los problemas a la salud del consumo excesivo de sal y otros comportamientos que generan el aumento de la presión”.

Redacción

Es propósito de este periódico propagar la verdad, la honradez y la persecución como único fin de la libertad y el progreso social, entendido como la expansión de la personalidad humana en todos sus aspectos y la afirmación de la libertad del hombre, de su cultura y de su bienestar. Su credo lo forma la independencia, el respeto al hombre privado, el ataque razonado al hombre público y la defensa de los principios republicanos que consagra la Constitución Nacional Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: