Crimen de Araceli: Investigan a policías por desviar la investigación.

 Tres agentes de la policía de Buenos Aires son investigados por el homicidio de Araceli Fulles. Habrían plantado pruebas para desviar la búsqueda de la joven, que estuvo 25 días desaparecida. Tras las denuncias de los padres de Araceli, un subcomisario, un oficial principal y un subinspector (Hermano de dos de los seis detenidos) fueron separados del caso.

Policía

 El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo , separó a un subcomisario, a un oficial principal y a un subinspector que es hermano de dos de los seis detenidos del caso. La decisión surgió luego de que la casa de José León Suárez donde apareció el cuerpo de Araceli había sido allanada por orden judicial el 17 de abril pasado, pero los policías no hallaron rastros del cadáver.

 Para tratar de establecer qué ocurrió en ese allanamiento y con otras irregularidades registradas durante la búsqueda, Ritondo ordenó a la Auditoría General de Asuntos Internos que inicie un sumario administrativo para determinar las responsabilidades de los tres uniformados separados en las últimas horas.

 Además, el padre de la víctima cuestionó con dureza a la fiscal que estuvo a cargo de investigar la denuncia por averiguación de paradero, Graciela López Pereyra: “No sabe ni dónde está parada, no supo nunca, ni desde un principio. No se hizo lo que se tenía que hacer de entrada”, expresó el padre de la víctima, en la puerta de su casa, a 18 cuadras del lugar donde fue hallado el cuerpo de Araceli.

 Los cuestionamientos contra la fiscal también surgieron de la propia policía, debido a la supuesta demora en apresar Badaracco, quien cayó anoche al ser atrapado por Gendarmería en la villa 1-11-14. La policía bonaerense tenía el dato que el sospechoso se había trasladado a ese asentamiento.

 La representante del Ministerio Público se negó a realizar cualquier comentario sobre esas quejas. No obstante, fuentes judiciales indicaron que Badaracco, que tiene antecedentes penales, fue llevado a declarar tres veces como testigo; en ese momento, no había elementos para detenerlo, a pesar de que se sabía que pasó a buscar a Araceli por la casa donde se hizo un asado.

 “No se podía detener a Badaracco ni a los otros tres hombres que lo acompañaron la noche del asesinato porque no existía un delito para imputarles. Araceli era buscada con vida, no muerta, y la principal hipótesis de trabajo apuntaba a que habría sido víctima de una red de trata de personas”, explicó uno de los investigadores judiciales.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

1
Hola. 👋🏻
¿quieres recibir las noticias por Whatsapp?
Powered by