Se recupera Argentina, nueva oportunidad para América Latina

0
2
Daniel Gurzi
Con el apabullante resultado en las Paso de Agosto, el pueblo argentino al votar con bronca y esperanza abre la puerta a la construcción de una nueva etapa para la Patria Grande.


En estos momentos donde los grandes bloques económicos se mueven al compás de una gran incertidumbre y se profundizan las discusiones, debates y negociaciones respecto a la explotación minera, las nuevas tecnologías y el acceso a los alimentos (ejemplo de ello el preacuerdo Mercosur- Unión Europea), octubre se constituye en un mes clave del calendario, ya que las elecciones presidenciales en nuestro país, coincidentes con las que se celebrarán en Uruguay y Bolivia, van a alterar, ojalá así sea, el tablero actual de dominio ultra liberal.

Fue notorio el crecimiento y la presencia en foros internacionales durante la primer década y media de este siglo del conjunto de países agrupados en los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) incorporando a la Argentina de la mano de Lula y de Cristina, agrupando allí el 25 % del PBI mundial y ofreciendo a las poblaciones de ese bloque mayor intercambio comercial, mejora de la calidad de vida de nuestros pueblos, descenso de la desocupación y planificación en la utilización de los recursos naturales (para citar algunos ejes).

Ese bloque se altera y luego disminuye su presencia internacional con la destitución de Dilma y nuestra derrota en 2015; por eso es imperioso recuperar el gobierno en nuestro país y lograr la libertad de Lula, preso político del régimen Moro-Bolsonaro, para de esa manera recuperar la autonomía que permita reactivar la economía y desde allí comenzar nuevamente un ciclo positivo para nuestra población.

Educación, ciencia y tecnología

Hacer eje en la educación, la ciencia y la tecnología tal es el planteo de la fórmula Fernandez Fernández, puede permitirnos soñar y aspirar a una Sociedad más justa. Poner freno al intento de Macri-Bolsonaro de destruir el Parlasur y el Mercosur, que desde los acuerdos Alfonsin-Sarney en 1984, no sin vaivenes, son instituciones indispensables para la integración regional al igual que Unasur.

Sin dudas nos quieren divididos; enfrentados; sin cohesión, porque “la unión hace la fuerza” leiv motiv de la cumbre 2005 «No al Alca», gran acierto de los líderes de entonces Néstor Lula y Chávez. Hoy, es otra generación de dirigentes, pero los objetivos son los mismos: construir con grandeza para vivir en armonía y felicidad.