A partir del 8 de junio volverán a pagar el bono IFE

bono IFE
bono IFE

El ministro de Economía, Martín Guzmán, confirmó que ante la extensión del aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus el gobierno decidió «volver a pagar» el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a personas que vieron afectados sus ingresos y anunció que «en breve» la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) informará los detalles de su implementación.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Guzmán remarcó que «el Ingreso Familiar de Emergencia ha sido una herramienta fundamental para llegar a quienes no podíamos alcanzar con otras medidas, como los trabajadores informales, y ha logrado evitar que entre 2,7 y 4,5 millones de personas caigan transitoriamente en la pobreza».

«Ante la extensión del aislamiento preventivo, social y obligatorio y frente al impacto que ello genera sobre los ingresos de los hogares, decidimos volver a pagar el IFE por un valor de 10.000 pesos», apuntó el ministro.

Por su parte, la titular de Anses, María Fernanda Raverta, confirmó que a partir del 8 de junio se comenzará a pagar el IFE a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, luego a quienes declararon una CBU y finalmente quienes no tienen cuenta bancaria».

Raverta explicó que «Si las personas que perciben el IFE en ventanilla de bancos no pueden asistir en la fecha asignada por tener Covid-19 u otro motivo, habrá nuevamente una fecha remanente para que reciban el beneficio”.

Alertan por estafas con el IFE y la tarjeta AlimentAr

Cabe señalar que, según un informe de los Ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Trabajo, el IFE es una de las medidas de transferencias «más grandes llevadas a cabo en el marco de la pandemia que ayudó a evitar que se amplíen las brechas de desigualdad que existen en el país».

«La creación del IFE -que puso el foco en los sectores más vulnerables ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto para frenar la propagación del virus- contribuyó a ampliar la cobertura estatal mediante transferencias monetarias hasta alcanzar al 89% del decil más pobre de la población», destacaron.

«Uno de los grandes desafíos del IFE, asegura el informe, fue pagar a todos sus beneficiarios ya que la mitad de las personas que calificaron para recibirlo no tenía una cuenta bancaria en donde depositar los $10.000», explicaron desde el gobierno.

«Además, entre quienes tenían una cuenta bancaria, muchos mostraron dificultades para acceder ellas, por lo que finalmente optaron por desplazarse al cajero automático para retirar la totalidad del dinero en efectivo. Estas dificultades dieron lugar a una estrategia coordinada entre diversos actores del sistema financiero y el Correo Argentino para poder llegar a todos y todas en un contexto adverso», concluyeron.