A favor y en contra del aborto: mortalidad materna y aumento de casos.

Mientras el Senado comienza el debate anterior a la votación, se presentan dos argumentos utilizados tanto a favor como en contra: La mortalidad materna y el incremento de los abortos. El análisis de cada uno.

En medio del debate que se lleva a cabo en el Senado previo a la votación del proyecto de legalización del aborto, los legisladores han presentado dos argumentos que utilizan, a discreción, para plantar opinión. Se trata de la mortalidad materna y del número de casos de abortos.

La legalización del aborto y la mortalidad materna.

 De los 60 países del mundo que hoy permiten legalmente el aborto por voluntad o solicitud de la mujer, 40 legalizaron la práctica entre 1960 y 1970. Sin embargo, en esos casos los datos son muy pocos o no hay información que permita establecer índices verídicos.

 Sí existen estudios de casos para los países que avanzaron en este tipo de regulaciones durante las décadas del 90 y los 2000. En estos casos se pueden observar descensos en la mortalidad materna.

 En Uruguay, el aborto es legal desde 2012. El país ocupa uno de los lugares con menor tasa de mortalidad materna de América Latina. Allí los abortos eran responsables del 37% de las muertes maternas durante el quinquenio 2001-2005. Con la legalización, cayeron hasta representar alrededor de 8% entre 2011 y 2015, según datos oficiales.

 En otros casos, como Rumania y Guyana, las tasas de mortalidad materna por abortos disminuyeron luego de reformas legales más permisivas.

 “La disminución acelerada de la mortalidad materna que se observa desde 2005 es coincidente con la implementación de una batería de acciones sociales y sanitarias de protección de la mujer, que aumentó aún más desde 2010 con la aplicación de políticas específicas, como la creación y ampliación de los servicios de salud sexual y reproductiva universales”, explica un trabajo de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia.

 En este sentido, Natalia Gherardi, directora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) indicó: “Las muertes maternas por aborto son muertes evitables cuando los abortos se realizan en condiciones de seguridad. Y la legalidad brinda esas condiciones de seguridad porque habilitaría que se realicen con mejor información y con disponibilidad y accesibilidad a métodos seguros para la interrupción del embarazo”.

La legalización incrementará los abortos

 En varias de las exposiciones realizadas durante el debate, opositores a la legalización del aborto por voluntad o solicitud de la mujer argumentaron que, en caso de que se legalizara la práctica, esta aumentaría.

 Tal es el caso de Raúl Magnasco, director de la Fundación Más Vida; Fernando Secin, médico integrante de Médicos por la Vida Argentina; y Ayelén Alonso, estudiante de Medicina de la Fundación Barceló.

 La evidencia existente sobre los países en los que se legalizó la interrupción voluntaria del embarazo no muestra que haya un aumento en la cantidad de abortos a largo plazo.

 Es difícil tener datos exactos de la cantidad de abortos que se producen antes de la legalización, dado que no existen estadísticas oficiales de prácticas ilegales. Sin embargo, aunque las estadísticas muestran en ciertos casos un aumento inicial, a largo plazo la práctica se estabiliza o disminuye.

 “Hacer legal, seguro y accesible el aborto no aumenta de manera apreciable la demanda. En cambio, el efecto principal es pasar de abortos clandestinos, inseguros, a procedimientos seguros y legales”. Así lo asegura un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 Europa y América.

 En Francia e Italia la tasa de abortos cada mil mujeres de edad reproductiva mostró un aumento menor en los primeros dos o tres años después de las descriminalización. Pese a ello, cayó de manera constante al menos entre 1980 y 1996.

 En España, en tanto, hasta 2010 sólo se permitía el aborto por ciertas causales (peligro para la salud de la mujer o violación). A partir de su legalización, hasta la semana 14 de embarazo el número de abortos se redujo. Es así que pasó de 113 mil abortos registrados a 93 mil.

 En Uruguay, hubo un aumento en la cantidad de abortos en los primeros años de la legalización. Al igual que en otros países, luego se desaceleró. El aumento luego de la legalización, entre 2013 y 2014 fue del 19%. Al año siguiente, fue de un 9,6%, luego de un 3,8% y entre 2016 y 2017 fue del 1,4 por ciento.

 De todas maneras, esto muestra un aumento una vez legalizado. Ello no implica que se trate de cifras mayores a cuando la práctica era clandestina.

 A nivel global, un estudio de la revista médica The Lancet concluyó que la tasa de abortos disminuyó entre 1990 y 2014 en los países desarrollados. Allí hay una mayor proporción de mujeres que acceden a abortos legales y seguros. Al mismo tiempo, se mantuvo estable en los países en desarrollo, donde suele haber leyes más restrictivas.

Políticas de Salud.

 Sin embargo, y como se señaló en el caso de Uruguay, no es la legalización del aborto en sí la que reduce la cantidad de interrupciones del embarazo, sino también otras políticas que suelen acompañar esta liberalización.

 “La legalización del aborto suele hacerse con mayor acompañamiento a mujeres que antes eran expulsadas del sistema”, explicó a Chequeado Laura Belli, bioeticista y presidenta de la organización Economía Femini(s)ta.

 Y, además, agregó que, en general cuando se legaliza esta práctica, “se generan políticas que facilitan el acceso de las mujeres a métodos anticonceptivos que previenen embarazos no buscados y evitan el aborto”

 

NOTA DE Olivia Sohr y Lucía Martínez para CHEQUEADO.

También te puede interesar leer:

Comerciantes y vecinos exigen que finalicen las obras de la Avenida Mitre.

Bernal: Atropelló a una ciclista y se dio a la fuga.

Deja un comentario