Abogada argentina busca ser la primera jueza trans del mundo

Madre de dos hijas, busca un nombramiento inédito.

Luego de 25 años de ejercer como abogada, Cristina Monserrat Hendrickse se inscribió para competir por el cargo de jueza de Familia de Chos Malal, en la provincia de Neuquén. De conseguirlo, se convertirá en la primera jueza trans de mundo, situación que contribuiría enormemente a la lucha de esa comunidad en nuestro país.

Cristina tiene 55 años y, antes de su cambio de identidad, vivió y ejerció la abogacía en el interior. Estudió derecho en la Universidad de Buenos Aires, se casó dos veces y tiene dos hijas. Hizo el secundario en el Liceo Militar durante el terrorismo de Estado, y también estudió en la Escuela Naval.

Leé también: Bebé de tres meses necesita un cuarto de material para vivir con su familia

Entre sus acciones más recordadas está la representación a la comunidad mapuche Mellao Morales, que se oponía a la instalación de una mina de cobre en Campana Mahuida, cerca de Loncopué.

Postulación

“Neuquén es una provincia laica, tolerante, progresista, madura. Lo comprobé cuando tuve un incidente con una funcionara judicial en Zapala y hubo una muy buena reacción del Poder Judicial. Por eso me decidí a inscribirme”, dijo Hendrickse a medios locales

El incidente que relata fue un caso de discriminación. Ocurrió en junio de este año, cuando le impidieron hacer un trámite judicial con su nueva identidad; la rápida intervención del Tribunal Superior de Justicia lo solucionó, y hubo un pedido formal de disculpas.

Lo destacado de su postulación es que actualmente no hay registro de una mujer trans que ejerza un cargo en la magistratura. Sí existe un antecedente de postulación similar en nuestro país, en la provincia de Mendoza.

Leé también: Diego Maradona ya prepara su nueva casa en Berazategui

Obligaciones y derechos

Sobre su condición trans, la letrada contó que “las personas que rectificamos nuestro nombre, nuestra identidad de género, conservamos todos los derechos y obligaciones que teníamos antes de la rectificación. Si yo le debía a un banco 10.000 pesos, si cambia el nombre no dejo de deberle. Mantengo las mismas obligaciones y derechos”, explicó.

“Sigo siendo madre de las hijas que tengo, de las cuales era padre antes de la rectificación. Con ellas no cambian ni las obligaciones, ni los vínculos familiares. Se mantiene el mismo status de la persona”, expresó.

Redacción

Es propósito de este periódico propagar la verdad, la honradez y la persecución como único fin de la libertad y el progreso social, entendido como la expansión de la personalidad humana en todos sus aspectos y la afirmación de la libertad del hombre, de su cultura y de su bienestar. Su credo lo forma la independencia, el respeto al hombre privado, el ataque razonado al hombre público y la defensa de los principios republicanos que consagra la Constitución Nacional Argentina.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: