Advierten sobre posible contaminación con mercurio de luminarias en Berazategui y otros municipios

Podría ser peligroso para la salud.

La ONG Asociación Inquietudes Ciudadanas, con una vasta experiencia en temas ambientales, advirtió en los últimos días sobre el recambio de luminarias que se viene dando en municipios de todo el país, entre ellos Berazategui. Aseguran que son miles los vecinos que denunciaron de manera anónima acerca de la problemática.

La organización comenzó a investigar esas denuncias y notaron que cientos de municipios informaron acerca de planes para reemplazar la iluminación pública, adjudicaron contratos a través de licitaciones y cambiaron las luminarias, pero en ningún caso dieron cuenta de cómo destruyeron el material antiguo o si es que lo hicieron.

Mario Caparelli, abogado y presidente de la ONG, aseguró al sitio INFOBAE que “la cuestión es que en todo este sistema de sustitución de lámparas que se ha dispuesto hay dos leyes nacionales que prohíben la importación y comercialización de las anteriores. En casi todas las provincias comenzaron a sustituir ese tipo de luminarias, pero el problema es que las lámparas antiguas contienen mercurio o tienen otros componentes derivados del mercurio”.

Según el letrado, las luminarias remplazadas “se convierten en un residuo tóxico porque el mercurio es altamente tóxico. Entonces, tienen que ser destruidas. El tema es que no lo hacen”.

Según la investigación, en los municipios de la provincia de Buenos Aires, pero también en muchas provincias como Santa Fe, Córdoba o Mendoza, pasa lo mismo. “Juntamos mucha documentación. Casi todos los municipios bonaerenses o las provincias empezaron a sustituirlas desde hace un par de años, pero en ninguna de estas licitaciones y sustituciones se dice qué se hace con las lámparas usadas”, sostuvo Caparelli.

La ONG advirtió el 27 de enero que eran miles y miles las bombitas que fueron cambiadas pero de las que aún no se sabe dónde están. Incluso, descubrieron que ninguno de los gobiernos locales informó en los pliegos de licitación qué debía hacerse con el material reemplazado, tal como lo marca la Ley Nacional 24.051 de Residuos Peligrosos y la Ley 27.356.

Residuo Tóxico

“Esas lámparas usadas tienen que ser destruidas, mandadas a un sitio de disposición final como residuo tóxico. No solamente que tengan mercurio sino que tenga otros componentes que también ya se consideran tóxicos, como lámparas fluorescentes por ejemplo. Es grave porque se violan leyes nacionales y supranacionales”, resaltó Caparelli.

Desde la ONG se solicitó información a un total de 32 municipios bonaerenses (los de mayor densidad poblacional) y a las capitales provinciales, para saber qué pasó con las bombitas que fueron sacadas. En estos días comenzaron a enviar cartas a cada uno de los gobiernos locales. “Son datos públicos, el derecho de información es constitucional y tengo el derecho a difundirla”, remarcó.

Por lo pronto se vienen comunicado vía mail con los municipios de Almirante Brown, Avellaneda, Berisso, Berazategui, Campana, Cañuelas, Escobar, Exaltación de la Cruz, Ezeiza, Florencio Varela, San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, La Plata, Lanús, Luján, Malvinas Argentinas, Mercedes, Merlo, Moreno, Morón, Pilar, Quilmes, San Miguel, Tres de febrero, Zárate, Bahía Blanca, Mar del Plata, Miramar, Dolores y Pinamar. Hasta ahora no contestaron.

Sobreprotección jurídica

“Hay una presunción muy grande de que lo que no se destruye desaparece del mundo ideal, pero no del mundo real porque engrosa basurales y lugares no aptos. En general hay una sobreprotección jurídica o legal y un desparpajo en violar la ley. Ya sea por ignorancia, dolo o por interés. Esto no es de una jurisdicción sola”, advirtió el letrado.

En ese sentido, Caparelli dijo que legalmente el Estado debe proveer la protección del ambiente a toda la población. Según la Constitución en su artículo 43 -aclara- cada ciudadano tiene el derecho de gozar de un ambiente sano y la autoridad tiene que garantizar la protección de ese derecho.

“La autoridad tiene un plus. Y a eso se le agrega la ley del Ambiente que dice que todos los que intervienen en un hecho contaminante, cuando no se ha podido determinar cuál ha sido la participación, son todos solidariamente responsables. En este caso, autoridad provincial, autoridad municipal y proveedor. Son solidariamente responsables del daño que pudieron haber causado al ambiente. ¿Dónde están esas lámparas? Tienen que haberse destruido ¿Por qué no se llevaron a destrucción final o por qué no lo informaron? Se jactaron de que las cambiaron, pero no dijeron cómo destruyeron las viejas”, cuestionó.

Efectos en la Salud

Eduardo Scarlato, jefe de Toxicología del Hospital de Clínicas, aseguró que cada lamparita tiene en promedio de ocho miligramos de mercurio. Es un metal que va seguir siendo usado. El tema central es cómo se dispone de ese mercurio y que esas lamparitas son muy frágiles”.

Cuando se rompe una lamparita, “se libera ese vapor al medio ambiente o al hogar. Si sumamos que son millones de lámparas, son toneladas las de mercurio que han sido liberadas. Es un riesgo para el medioambiente”, alertó Scarlato.  “El mercurio es un metal que no se crea ni se destruye. Está en la naturaleza, una vez que se libere puede acarrear distintas consecuencias”, agregó.

Según el médico, hay dos tipos de riesgo con el mercurio: el denominado de “exposición aguda” que desarrolla un efecto perjudicial dentro de 24 horas y el de “la exposición crónica”, que es cuando se expone a muy bajas concentraciones durante mucho tiempo.

“La bombita en sí no trae riesgo. El problema surge cuando esa lámpara se rompe y se libera. Se trata del único metal líquido a temperatura ambiente. Los efectos del mercurio se saben de antaño. Acá el problema es qué se hace con eso. No es que nos volvamos “químicofóbicos” porque cualquier sustancia de la naturaleza conlleva un peligro. Lo importante es saber con qué medidas de seguridad lo tratamos. Estas bombitas quemadas son desechos peligrosos. La responsabilidad del correcto tratamiento es de los gobiernos y su disposición final no entraña mayores costos, sólo gente idónea para hacerlo”, resaltó Scarlato.

Residuos peligrosos

La Ley Nacional de Residuos Peligrosos tiene sanciones para aquel que altere el ambiente y lo contamine. En este caso, también habrían violado la ley provincial 14.321 sobre RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos), que dice que la enorme cantidad de residuos eléctricos y electrónicos deben ser reducidos.

“El foco de la cuestión es que se está violando la ley. La supranacional del Convenio, la Nacional de residuos públicos, la Ley general del Ambiente que también tiene vigencia en todo el país y en la provincia de Buenos Aires la ley especial sobre los RAEE”, resaltó Caparelli.

Finalmente, el abogado recordó que no es necesario esperar a que alguien se enferme para tomar medidas. Según explicó, “el principio precautorio dice que aún en ausencia absoluta de certeza de lo que puede ocurrir hay que tomar medidas” pero “sabiendo que el mercurio es tóxico de por sí, no se puede dejar de tomar alguna”.

“No importa que no sepan, pero en este caso se sabe. En Minomata sí sabían lo que iba a pasar. ¿Qué tenemos que pensar? Que hay un costo que han querido evitarse en detrimento de la salud pública. Porque el convenio de salud pública dice que deben eliminarse todos aquellos aparatos que contengan mercurio o un componente. El destino de eso es un misterio. Se va a averiguar. Estamos mandando mails pero lo vamos a hacer”, sentenció.

Fuente: Infobae

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

Abrir chat
1
Hola. 👋🏻
¿quieres recibir las noticias por Whatsapp?
Powered by