Encontraron muerta a Araceli Fulles. El asesino está prófugo.

Araceli Fulles, la joven de 22 años que había sido vista por última vez el 2 de abril, fue encontrada sin vida en una casa en José León Suárez. El dueño de la vivienda había mantenido relaciones con la joven, pero desapareció el día del allanamiento. En la noche de este jueves, perros rastreadores y sus guías policías encontraron partes de un cuerpo desnudo y cubierto con cal debajo de un contrapiso, a 35 centímetros de profundidad. Hay un prófugo.

 Ayer por la noche, el fiscal Marcelo Lapargo confirmó la aparición del cuerpo sin vida de Araceli Fulles. El cadáver fue hallado en la casa de un hombre que había tenido relaciones con ella y que desapareció, casualmente, al momento del allanamiento que culmina con el descubrimiento del cuerpo.

 Darío Gastón Baradacco, quien habría sido el último que vio a la joven con vida, se encuentra prófugo. Hay más datos que lo convierten en sospechoso: Se encontró ADN de Araceli en el camión que usa para los repartos del corralón en el que trabaja. Su ocupación también se puede vincular con el lugar donde fue encontrado el cadáver de Araceli.

 Durante el allanamiento, uno de los perros entrenados se inquietó visiblemente al entrar a una precaria construcción en la parte trasera. Allí, bajo cal, escombros y una capa de cemento de colocación recientehabía partes del cuerpo de la mujer.

 Asimismo, Badaracco había declarado ante el fiscal el jueves por la mañana, horas antes del hallazgo del cuerpo en su casa. Por la noche, cuando la DDI de San Martín de la Policía Bonaerense irrumpió en el lugar, el hombre ya estaba prófugo.

 No obstante, durante los operativos que se extendieron durante la madrugada del viernes, intentó mantenerse el hermetismo. Pasada la medianoche, cuando ya los indicios llevaban a la peor confirmación, el padre de Araceli insistió en esperar hasta la mañana de hoy.

De todos modos, y en medio de la tensión de esta madrugada, dejó críticas para el accionar policial: «La policía no llegó acá. Llegó mi hijo. Si mi hijo no insistía, no venían a este lugar». Y agregó: «Desde una primera movida dijimos que había algo raro en la investigación. Ahora tenemos las consecuencias».

 El caso tiene otros cuatro detenidos de su entorno por ser presuntos cómplices. La DDI de San Martín también aprehendió a otros dos compañeros de trabajo de Badaracco, acusados de encubrimiento.