Berazategui: no pueden trabajar por la cuarentena pero confeccionaron y donaron 3 mil barbijos

Blanca Arce y Patricia Norres
Blanca Arce y Patricia Norres
Reparten a policías, enfermeros, trabajadores y adultos mayores.

Dos vecinas de Berazategui confeccionan barbijos de friselina para donar a trabajadores y personas en riesgo en medio de la pandemia por Coronavirus. Se trata de Blanca Arce y Patricia Norres, del barrio Jacarandá, quienes ya repartieron 3 mil barbijos.

En diálogo con PeriódicoElProgreso, Patricia contó que la idea se la sugirió una amiga, Norma Arce, quien tras el decreto de aislamiento obligatorio empezó a confeccionar barbijos en sus ratos libres. «Ella empezó haciendo 10 o 15 barbijos, porque mucho tiempo no tiene, pero me dijo a mí si quería ayudar y me sumé», cuenta Patricia.

Repartiendo los barbijos para el personal policial

Norres, quien se desempeña como trabajadora informal, se quedó sin ingresos desde que se decretó la cuarentena. Pese a ello, decidió ayudar a la comunidad en un momento muy difícil y, junto a Blanca, destinan todo el día, desde las 8 de la mañana hasta las 20 horas, a confeccionar los barbijos y repartirlos en bicicleta por distintos puntos de Berazategui.

Así se prepara el Hospital Evita Pueblo para el pico de la pandemia

«Empezamos a las 8 de la mañana y terminamos a la noche. Estamos todo el día haciendo los barbijos y repartiéndolos. Ya llevamos 3 mil barbijos repartidos, a policías, a las las salitas de los barrios o a los vecinos que cruzamos en la calle, especialmente a los mayores», cuenta Patricia.

En la calle, si ve a algún adulto mayor caminando, le regala un barbijo y pide que, si puede, se quede en casa. Sin embargo, Patricia cuenta que mucha gente está sola o vive con otra persona mayor, por lo que «muchos abuelos están obligados a salir igual, entonces les dejo un barbijo y les pido que se cuiden».

Preocupación en Berazategui por los aumentos de la verdura y la carne

En ese sentido, la vecina de Jacarandá cuenta que vive la cuarentena con preocupación, más aún cuando «se ven tantas noticias malas todo el tiempo. La tele está todo el día con este tema y muchos nos asustamos. Por suerte nosotras estamos todo el día metidas con los barbijos, entonces eso nos ayuda a tener la cabeza más despejada», cuenta Patricia.

Para continuar confeccionando barbijos, Patricia y Blanca piden a los vecinos que les donen friselina hidrófuga. «Nosotras ponemos las máquinas, los hilos y la mano de obra, lo único que necesitamos es que nos traigan la friselina para poder seguir», explican. Quienes puedan colaborar pueden comunicarse al 11-2378-1445 (Blanca) o bien acercarse a la calle 165 n° 2169, entre calles 21A y 22, del barrio Jacarandá.

 

2 Comentarios

  1. Aca en el pato.. la unica farmacia q hay no tiene ni alcohol ni barbijos.. y ni te cuento los precios, despues piden q compren em los mas cercanos, 😏verguenza!!

  2. Berazategui!!! Calle 114 y 12 el mercado de la esquina super carismooo!!! Deberían vicitar y multar a la gente tan sin vergüenza!

Comments are closed.