Berazategui: La alfabetización en manos de los vecinos.

 Lo que pretendía ser una “Campaña de alfabetización” para los 30.000 berazateguenses que no saben leer ni escribir, quedó en manos de los vecinos. Cientos de voluntarios serán los encargados de suplir una de las tantas deudas del Estado. Enterate en esta nota como funciona la tan promocionada “Campaña”.

educación adultos

  En total, se estima que hay más de 40 mil vecinos de Berazategui que no saben leer ni escribir. Este número representa casi el 10 % de los habitantes del distrito. Uno de los índices más altos de la Provincia. Desde el municipio se encargaron de establecer otra cifra, algo menor: 30 mil.

 El convenio que da origen a este proyecto se firmó a fines de 2016 entre Patricio Mussi y el por entonces rector de la Universidad de Quilmes (UNQ), Mario Lozano. Éste último hoy militante de Cristina Kirchner y candidato a concejal en las últimas PASO.

 La iniciativa, que es la gran apuesta de la familia Mussi de cara a las elecciones de 2019, pretende que Berazategui sea declarada “comunidad con alfabetización plena”. Sin embargo, esta “Campaña” alfabetizadora estará a cargo de los voluntarios, ni más ni menos. Serán ellos quienes realmente se “pongan al hombro” el proyecto.

 Para dar testimonio de esto, hablamos con algunos de los educadores ad honorem. Ellos han presentado críticas al modo en que se ha abarcado la tan mentada campaña alfabetizadora.

 Testimonios.

  Laura, una de tantas personas involucradas, cuenta que la motivó el hecho de poder ayudar a sus propios vecinos. Sin embargo, pone la lupa en la preparación que se le da los educadores: “Me llamaron y cuando fui (a la sede) el curso ya había empezado. Empecé la capacitación seis clases después”.

 Ella también remarca que “Al momento de pasar lista, la mitad de los futuros educadores no aparecieron. Hay mucha gente anotada como educador, pero no van a prepararse”. Al mismo tiempo, cuestiona que no exista “un registro de personas a alfabetizar”.

 Elizabeth, otra de las voluntarias, contó: “Me anoté porque quiero ayudar a mejorar la calidad de vida de la gente. Pero la verdad es que pongo en dudas las intenciones del municipio. Hay muchos educadores inscriptos, pero menos de la mitad asiste a las charlas de capacitación. Cuando cuestioné esto me dijeron que ´no importaba´” asegura.

 Lo cierto es que la campaña de alfabetización parece ser más publicidad de cara a las elecciones de 2019 que un proyecto serio. Lo mismo ocurrió en 2015, cuando el intendente Patricio Mussi aseguraba que en Berazategui se había logrado la “Deserción escolar 0”.

 Cabe recordar que, según Unicef, ese año la tasa de deserción en la Argentina era una de las más altas de América Latina. Para la Unesco, el país ocupaba en 2015 el puesto 11 sobre 13 países. Los fracasos previos, razones económicas o (en menor medida) la maternidad temprana eran las razones de la alta deserción.

 De momento, será necesario confiar la alfabetización a los voluntarios, quienes, más con el corazón que con las herramientas adecuadas intentarán suplir, una vez más, al siempre ausente Estado.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

1
Hola. 👋🏻
Puedes agendar este número para estar en contacto facilmente.
Powered by