Volver a casa después del coronavirus: «lo más difícil fue no poder abrazar a mis hijos»

Carlos Paiva, con su mujer y sus hijos
Carlos Paiva, con su mujer y sus hijos

Carlos Paiva, vecino del barrio 19 de agosto (General Mitre), recibió el alta médica tras padecer coronavirus y contó cómo fue el reencuentro con su familia tras permanecer internado 16 días. El hombre, de 42 años, fue diagnosticado el pasado 23 de abril y es uno de los ocho contagiados en la familia.

El origen de esos contagios se dio en el Frigorífico El Federal, de Quilmes, donde trabaja Federico Paiva, uno de los hermanos de Carlos. Allí se registró un brote de covid-19 que disparó los contagios en el municipio vecino y que tuvo gran incidencia en lo que se vive actualmente en Berazategui. En el caso de los Paiva, los 14 integrantes de la familia (incluidos varios niños) comparten un terreno con tres viviendas, situación que provocó el contagio entre ellos.

Berazateguense beneficiado con domiciliaria salió a robar y baleó a un policía

«Fue un momento muy difícil enterarme que tenía coronavirus. Yo trabajo en una fábrica en Avellaneda, y cuando llegué a casa el 22 de abril me empecé a sentir mal, con fiebre y dolores. Al otro día se agravaron los síntomas; ahí fue cuando vino la ambulancia y me llevó al hospital Evita Pueblo», recordó Carlos. «Esa noche me hicieron el hisopado y al otro día me dijeron que era positivo. Fue muy duro», aseguró.

La internación se extendió durante varios días, hasta que finalmente se recuperó y fue derivado al Centro de aislamiento en El Pato, en la casa de retiro San Pablo Apóstol. «Lo más difícil fue no poder ver a mis hijos», indicó Carlos, papá de dos niños, de 10 y 1 año, quienes afortunadamente no contrajeron el virus. «Los extrañaba muchísimo, fue muy duro no poder abrazarlos ni estar con ellos. Por suerte tuvieron a su mamá, mi esposa, que tampoco se contagió».

Grave: interno de Moqsa con más pasajeros de los permitidos

En el medio, otros familiares también fueron diagnosticados, y actualmente son cinco los integrantes de la familia Paiva que permanecen internados, aunque todos fuera de peligro y evolucionando favorablemente. «Estamos ansiosos porque se vayan recuperando todos y poder estar juntos nuevamente. Por suerte mi mamá, que era la que más complicada estuvo ya se recuperó y también regresó a casa», informó el hombre:

Así regresó Feliciana, mamá de Carlos Paiva, tras ser dada de alta:

Tímido y de pocas palabras, Carlos contó que en el barrio lo recibieron «Con aplausos; me dijeron que iban a estar para lo que necesitemos. Fue emocionante porque me dieron mucho ánimo», destacó, y se emocionó al hablar del reencuentro con su esposa e hijos: «Nos abrazamos y lloramos un poco. Fue muy duro haber estado tanto tiempo sin verlos, es algo a lo que no estaba acostumbrado. Por suerte ya estamos juntos».