Preocupa el aumento de casos de dengue en Berazategui y Quilmes

Dengue Provincia
Dengue en la Provincia

Según el último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, los casos de dengue confirmados en Berazategui hasta el día 9 de mayo son 153, de los cuales 112 fueron confirmados por laboratorio y 41 por nexo. Lo más preocupante sigue siendo que la mayoría de esos casos (151 de los 153) no tienen antecedentes de viajes, es decir que son de circulación viral. Además, se informó que hay 50 casos en estudio.

En el municipio de Quilmes, en tanto los casos confirmados son 223, de los cuales 212 no tienen antecedentes de viaje. De ese total 98 fueron confirmados por laboratorio y el resto (125) por nexo epidemiológico. Actualmente otros 149 casos están en estudio, informaron desde el Ministerio de Salud.

Sólo La Matanza (422) y Tres de Febrero (329) tienen más casos de dengue que Quilmes y Berazategui, entre un total de 135 municipios bonaerenses.

Ante esta situación, la Dirección de Epidemiología de la provincia,  junto con el Departamento de Control de Vectores y Plagas, lleva adelante diferentes acciones en los barrios de los municipios más afectados. Así, se realizaron rociados espaciales en aquellos distritos con circulación viral de dengue.

El dengue en la Provincia

En 2020 hasta la SE 18 fueron confirmados 2206 casos de dengue, 1318 con diagnóstico de laboratorio y 888 por nexo epidemiológico. Del total de confirmados, 180 requirieron internación.

Entre los casos confirmados, 230 casos (10 %) presentan antecedente de viaje previo al inicio de síntomas, principalmente a Paraguay (151/230); otros destinos son Bolivia, Brasil, Colombia, y provincias de Argentina con circulación viral sostenida. Los serotipos identificados son DEN 4 (113/230), DEN 1 (43/230), DEN 2 (11/230), en 42 casos no se identificó el serotipo y 21 casos fueron confirmados por nexo epidemiológico.

Sin antecedente de viaje a zonas con circulación viral se registraron 1976 casos (90 %); los serotipos identificados fueron DEN 1 (314/1976), DEN 4 (237/1976), DEN 2 (21/1976), en tanto en 537 casos no se identificó el serotipo y 867 casos fueron confirmados por nexo epidemiológico.

Actualmente se encuentran en estudio 1015 casos probables, de los cuales 201 cuentan con antecedente de viaje a zonas con circulación viral conocida, siendo Paraguay el principal país visitado (121/201), y 814 casos no registran antecedente de viaje.

¿QUÉ ES EL DENGUE?

Es una enfermedad infecciosa producida por el virus dengue.

¿CÓMO SE TRANSMITE?

Se transmite por la picadura de las hembras del mosquito Aedes aegypti. Cuando una hembra se alimenta de sangre de una persona enferma de dengue adquiere el virus y, al picar a otras personas, lo transmite. El contagio solo se produce por la picadura del mosquito, no hay contagio de persona a persona. Estos mosquitos también transmiten el virus chikungunya y virus Zika.

¿Cuáles son los síntomas?

Fiebre de 38º o más acompañada por uno o más de los siguientes síntomas:

  • Náuseas y/o vómitos.
  • Dolor detrás de los ojos.
  • Dolor muscular y en articulaciones.
  • Cansancio.
  • Aparición de manchas en la piel.

ANTE ESTOS SÍNTOMAS SE DEBE CONCURRIR AL MÉDICO PARA RECIBIR TRATAMIENTO.

¿CÓMO TRATARLO?

No existe tratamiento específico ni vacuna para esta enfermedad. No tomes aspirinas ni te automediques. Lo más importante es que consultes al médico.

¿CÓMO PREVENIRLO?

La medida más importante de prevención es la eliminación de los criaderos de mosquitos, es decir todos aquellos recipientes que acumulen agua dentro y fuera de casa, ya que este mosquito tiene hábitos domiciliarios.

El mosquito Aedes Aegypti solo necesita agua quieta y un poco de sombra para dejar sus huevos y reproducirse. Cualquier recipiente con una mínima cantidad de agua puede ser un criadero. Eliminarlos está al alcance de cualquier persona, mediante tareas simples podemos evitar que el mosquito se reproduzca.

Importante

  • Usar siempre repelentes, siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase.
  • Utilizar ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre.
  • Proteger cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.
  • Emplear repelentes ambientales como tabletas y espirales.