Berazateguense beneficiado con domiciliaria salió a robar y baleó a un policía

Toma de rehenes en Ituzaingó
Toma de rehenes en Ituzaingó

Un hombre de 34 años, oriundo de Berazategui, fue detenido este miércoles tras cometer un robo a mano armada y tirotearse con la policía. Había sido beneficiado con arresto domiciliario pese a que su condena finalizaba en noviembre de 2020.

Se trata de José Eduardo Magri, quien salió de la Unidad Penitenciaria N° 7 de Azul el 17 de abril pasado. Quien ordenó la prisión domiciliaria es la jueza Julia Márquez, del Juzgado de Ejecución Penal N° 1 de Quilmes, quien en los últimos días fue noticia por oponerse a otorgar esos beneficios a los reclusos que corren riesgo de contagio dentro de las cárceles bonaerenses.

Grave: interno de Moqsa con más pasajeros de los permitidos

Según se informó, Márquez otorgó la domiciliaria dado que el detenido padecía tuberculosis. Para la jueza “la situación descrita en el informe (médico) permite incluir al nombrado en aquello grupos que conforme el criterio establecido por las autoridades sanitarias presenta un mayor riesgo frente al COVID-19”.

Este miércoles, cerca de las 9 de la mañana, Magri y tres sujetos más ingresaron por la fuerza a una vivienda ubicada en Caxaraville al 1700, en Ituzaingó. Allí tomaron como rehenes a los cinco miembros de la familia, a punta de pistola. Sin embargo, una de las víctimas logró llamar al 911 y alertar sobre lo que ocurría.

La entrada a la vivienda fue forzada con una maza

En el lugar se presentaron efectivos de la Policía Bonaerense quienes, al notar que la puerta había sido forzada, ingresaron con sus armas en mano. En ese momento la banda inició un tiroteo en el cual uno de los agentes recibió tres disparos en el chaleco antibalas.

Chofer de la línea 159 dio positivo de dengue y coronavirus

De inmediato, la banda huyó por los techos de las viviendas contiguas, lo que fue alertado por los uniformados. Éstos comenzaron una persecución a pie, que terminó con tres de los delincuentes detenidos. El restante integrante de la banda, en tanto, logró escapar.

Por su parte, el oficial baleado, Maximiliano González, de la Policía Local de Ituzaingó, se encuentra fuera de peligro. Si bien recibió tres proyectiles en la región torácica, sólo padeció hematomas en el torso gracias a la protección que le brindó el chaleco.

Posteriormente se supo que otro integrante de la banda, identificado como Baringa Ferreyra, cumplía condena por una causa por robo calificado agravado por el uso de arma de guerra de 2016, con un pena de 6 años de prisión efectiva, pero también fue beneficiado con libertad condicional. En este caso no salió como persona en grupo de riesgo frente al COVID-19, sino que la Cámara de Apelaciones bonaerense aceptó su pedido de libertad.
El tercero de los detenidos, de apellido Bustos, tenía antecedentes por robo calificado por el uso de armas de utilería (2011). En 2012 cometió un robo agravado con el uso de armas de fuego en grado de tentativa, y además, lo imputaron por no estar autorizado legalmente para usar armas. Por último, cargaba con una investigación en su contra por el abuso de “armas agravado” en 2019. Todos los hechos fueron cometidos en jurisdicción de Quilmes.