Berazategui | Dos detenidos por el asesinato de Abel Acuña

Segundo detenido por el crimen de Abel Acuña
Segundo detenido por el crimen de Abel Acuña

Un hombre fue detenido en las últimas horas acusado por el homicidio de Abel Acuña, el contratista asesinado en la localidad de Sourigues. Por el hecho ya había sido detenido otro sujeto, mientras que un tercer sindicado se mantiene prófugo.

De acuerdo a lo informado por fuentes judiciales, “Lo determinante para llegar a las dos detenciones fue el secuestro de un celular de otra causa en el que se vinculó ese número con el lugar y el horario del hecho”, explicaron.

Mediante ese celular se pudo establecer que uno de los cómplices se encontraba detenido por una “entradera” a una vivienda de la localidad bonaerense de Florencio Varela.

Leé también: Un autódromo clandestino en el Paseo de la Memoria

La investigación está a cargo del doctor Daniel Ichazo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Berazategui. Durante el martes, el fiscal indagará a los dos acusados por el delito de “homicidio criminis causa”, en tanto que continúa la búsqueda para dar con el paradero del tercer delincuente que intervino en el hecho.

El homicidio de Acuña ocurrió el pasado 12 de marzo en una vivienda situada en avenida Dardo Rocha y calle 208. La mujer de la víctima fue sorprendida en el patio trasero por dos delincuentes armados y encapuchados que habían saltado las rejas del frente, por lo que la obligaron a entrar a la casa. En ese momento la mujer se resistió a los gritos y se trenzó en lucha con uno de ellos.

Al tiempo, la hija de Acuña y el propio hombre comenzaron a forcejar con el segundo delincuente. Luego de varios minutos de pelea cuerpo a cuerpo, las víctimas lograron poner en fuga a los delincuentes.

Leé también: Delincuentes asesinaron a un policía quilmeño durante un asalto en Barracas

Sin embargo, uno de los asaltantes regresó y, al llegar a las rejas, efectuó un disparo que impactó en el abdomen de Acuña, tras lo cual finalmente huyó junto en un vehículo estacionado frente a la vivienda conducido por un tercer cómplice.

El contratista murió en el lugar a raíz de una herida de bala con orificio de entrada pero no de salida que le generó un shock hipovolémico.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, los pesquisas determinaron que dentro de la vivienda había unos 80 mil pesos en efectivo que el contratista tenía guardados para destinarlos a su trabajo en la construcción, por lo que la principal hipótesis es que los asaltantes contaban con ese dato.