Beneficiaron con prisión domiciliaria al ex policía que atropelló y mató a Ana Rivadero en Hudson

Gerardo Pereyra

La Justicia de Quilmes concedió el beneficio de la prisión domiciliaria a Gerardo Pereyra, el ex policía que en 2018 atropelló y mató a Ana Rivadero e hirió a Faustino Maldonado. El condenado cumple una condena de 4 años de prisión y 10 de inhabilitación.

En declaraciones al portal DataJudicial, el abogado del condenado, el doctor Luis Daer, explicó que «Se efectivizó la prisión domiciliaria. Realicé una presentación y, por el riesgo sanitario en estos tiempos se concretó la medida». En ese sentido el letrado informó que Pereyra «ya se encuentra cumpliendo la pena con la medida de morigeración de la prisión».

Clausuran un supermercado por precios abusivos y por no respetar la cadena de frío

Daer había solicitado la prisión preventiva, algo que fue concedido en primera instancia por el doctor Pablo Pérez Marcote. Luego, la familia de las víctimas apelaron esa resolución y, finalmente, la Sala I de Garantías y Apelaciones avaló el beneficio de la prisión domiciliaria.

El hecho

Cabe recordar que Ana Rivadero, de 71 años al momento del hecho, y Faustino Maldonado, caminaban por la colectora de la Autopista Buenos Aires – La Plata, a la altura de Hudson, cuando fueron embestidos por Pereyra. El conductor se dio a la fuga y fue detenido luego de una intensa búsqueda.

Berazategui: «Este mes pagamos los sueldos, el mes que viene no sé lo que va a pasar»

Uno de los primeros en dar testimonio sobre lo acontecido fue el propio Faustino, quien relató que las caminatas por la colectora eran frecuentes. «Era algo cotidiano caminar para tener una mejor calidad de vida», declaró. También prestaron testimonio dos empleados de una empresa de colocación de fibra óptica que fueron quienes asistieron a Ana y Faustino segundos después del hecho.

Posteriormente, los peritajes indicaron que Pereyra circulaba a 79.2 km/h de velocidad, cuando la velocidad máxima permitida en la zona del accidente es de 49 km/h.

Por su parte, Pereyra se entregó a las 32 horas del hecho, en la comisaría 4° de Berazategui, tras permanecer prófugo y haber abandonado a Ana y Faustino. Tras conocerse los hechos, fue exonerado de la Policía.