Berazategui | La indignante infracción de tránsito a un hombre y su hijo con discapacidad

Berazategui | La indignante infracción de tránsito a un hombre y su hijo con discapacidad
Berazategui | La indignante infracción de tránsito a un hombre y su hijo con discapacidad

 El hombre recogía a su hijo con discapacidad para llevarlo a realizarse un estudio.

Un vecino de Berazategui descargó todo su enojo contra un inspector y el subsecretario de Tránsito municipal, quienes le labraron una infracción por estacionar cinco minutos en la puerta de su hogar.

La indignante situación ocurrió en calle 151 entre 13 y 14. Carlos Bonfigli, el hombre infraccionado, indicó que llegó hasta ese domicilio, donde reside junto a su familia, para trasladar a uno de sus hijos hasta un centro médico donde debían realizarle una ecografía.

Como el chico, de 13 años de edad, padece una discapacidad denominada distrofia muscular de Duchenne/Becker, la cual le impide movilizarse por sus propios medios, la rutina de su padre es dejar estacionado el auto lo mas cerca posible de la entrada al hogar (a pesar de que el cordon esta pintado de amarillo), ingresar, retirar a su hijo y subirlo al auto, una maniobra que le toma no más de cinco minutos.

“Estaciono en la puerta de mi domicilio para recoger a mi hijo y cuando salgo me encuentro que me están haciendo la multa. Le muestro los motivos por los cuales me encuentro estacionado en la puerta de mi domicilio, incluso con el certificado de discapacidad y, de forma despectiva, (el inspector) me refiere que no les interesa y que en todo caso me dirija al Tribunal de faltas”.

Efectivamente, al inspector en cuestión, identificado como Espinoza Ramon, poco le importó la explicación de Bonfigli, y labró la infracción pese al reclamo del vecino, que se negó a firmar el acta.

“Estaban el inspector y el subsecretario de Tránsito de la Municipalidad (Gustavo Gonzalez). Cuando les explique por que estaba estacionado y les dije que vivía ahí, me dijeron que desde hacía media hora que estaban tocando bocina para que corra el auto, algo que no era cierto porque diez minutos antes yo había pasado por el peaje de la Autopista”, expresó Bonfigli, que trabaja en el hospital Moyano.

Otro de los puntos que indigna al vecino es que en la misma cuadra hay tres restaurantes, por lo que es habitual que haya autos mal estacionados. “Ahora tengo que dejar de atender a mi hijo o perder un día de trabajo para ir a hacer el descargo y explicar que vivo ahí y mostrar que no estuve más de cinco minutos, que es el tiempo que tardo en recoger a mi hijo”, se resignó. “Lo único que les importa es recaudar”, aseguró.

1 COMENTARIO

Comentarios cerrados