Escracharon al hombre que mató a una perra callejera en Ranelagh

Casa de Hugo Franco
Casa de Hugo Franco

Vecinos de la localidad de Ranelagh se vieron sorprendidos este sábado cuando encontraron el frente de la vivienda de Hugo Franco con pintadas en contra del hombre que mató de un escopetazo a Tari, una perra callejera.

«Asesino hijo de puta», «hijo de puta» son algunas de las pintadas que pueden leerse en el portón y un paredón de la vivienda de Luis Agote y calle 370. «Andá a pegarle a tu mujer», es otra de las leyendas.

Confirman caso de Coronavirus en Coto de Quilmes

Respecto del escrache, los vecinos con los que pudimos dialogar dijeron no estar de acuerdo, a pesar de que piden justicia por la perra. «No me parece bien que se lo escrache de esta manera. Creo que la justicia tiene que ser el que lo castigue porque mató una perra que no le hizo nada», indicó Marisa, desmintiendo la versión que dio Hugo Franco de que mató al animal porque éste había matado un gato suyo.

Beatriz, otra de las vecinas del ex diputado calificó de «innecesario» el escrache, ya que tanto la justicia como la policía actuaron de forma «eficaz y rápida».

Denunciaron a jueza de Quilmes por incumplir el aislamiento

El momento en que Hugo Franco le dispara a Tari:

1 Comentario

  1. Son muchos los violentos que viven en Ranelagh, se los puede detectar fácilmente porque son los que gozan maltratando a perros y gatos que viven en la estación de tren, en el parque y calles aledañas. Éstos violentos también maltratan a sus hijos, parejas y a toda a aquella persona que ose cruzarse en su camino. Con la violencia descargan su odio, frustración y amargura, son infelices, pobres de espíritu, se rodean de bienes y, sin embargo, no consiguen paz ni alegría en su perra vida. El asesino que mató cobardemente a un indefenso animal, también violó la cuarentena y circula libremente por las calles de Ranelagh con un arma, seguramente debe tener muchos amigos en el poder, para sentirse tan impune e inmune a los alcance de la LEY. Cómo ya lo he dicho, éste personaje no es el único y depende de nosotros cómo sociedad civilizada, que éstos seres repugnantes, reciban nuestro más enérgico repudio.

Comments are closed.