Transportistas escolares alertan sobre la crisis que atraviesa el sector

transportistas escolares
transportistas escolares

Los transportistas escolares de Berazategui (y de la región en general) se encuentran, como tantas otras actividades, en una situación crítica por estas horas. La cuarentena por coronavirus obligó a cerrar los establecimientos educativos y los dejó sin ingresos.

“Nuestra actividad está devastada por una serie de problemas que traemos de arrastre. A todo esto se suma ahora la suspensión de actividades por el coronavirus”, expresaron en un comunicado. Allí pidieron una serie de medidas (para quienes se encuentren al día con el pago) que incluyen la exención del pago de las tasas de desinfección, patente del automotor y derechos de oficina, entre otros, algo que les permitiría aliviar la crisis.

Berazategui: rigen nuevos precios máximos en frutas y verduras

“Obviamente que no discutimos el cese de clases, ya que hay que priorizar el cuidado de los más chicos. Lo que estamos pidiendo es que nos escuchen y nos ayuden de alguna manera”, explica Cristian Tacconi, uno de los trabajadores afectados.

Según Tacconi, al ser monotributistas por encima de las categorías A y B “no tenemos ayuda del Estado, ya que si queremos anotarnos en el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), en el cruce de información sale que somos dueños de vehículos que están valuados por encima de los 600 mil pesos. Eso nos saca del medio, a pesar de que es nuestra herramienta de trabajo y no la podemos usar”.

Berazategui: amenazaron a policías con un arma de utilería y rompieron el patrullero

En ese sentido piden una reunión con el intendente Juan José Mussi, para “explicarle cuál es la situación que estamos viviendo, ya que hasta junio o julio no van a volver las clases. Buscamos que se tome alguna medida de exención de tasas por ejemplo, ya que desde diciembre no estamos trabajando. Nosotros nos preparamos para no trabajar enero y febrero, algo lógico, pero esta situación es insostenible”, aseguró.

Por último, Tacconi contó que de la actividad no sólo viven los choferes (unos 120), sino que también “dependen otras 300 personas que trabajan como celadoras, mecánicos, electricistas y gomeros. Necesitamos una solución”, cerró.