Buscan a mellizas acusadas de asesinar a un joven en una fiesta clandestina

Buscan a mellizas acusadas de asesinar a un joven en una fiesta clandestina
Buscan a mellizas acusadas de asesinar a un joven en una fiesta clandestina

Dylan Lionel Robledo, de 20 años y padre de dos chicos, fue asesinado el pasado 18 de septiembre en el maro de una fiesta clandestina en Lanús. Por el crimen la Justicia busca a hermanas mellizas que están prófugas, sindicadas por la familia de la víctima.

Se trata de Priscila Nicole y Brisa Ayelén Acebey, de 19 años, quienes mantenían una relación de amistad con la víctima. Ambas desaparecieron después de la reunión en la que coincidieron los tres en una casa ubicada en la calle Talcahuano al 3600.

Si bien las primeras versiones indicaban que Brisa había sacado un arma de fuego en el medio de la fiesta para tomarse una “selfie”, y le disparó por accidente a su amigo, la declaración de los testigos expuso otra hipótesis, actualmente la principal en la causa.

En base a los testimonios de los presentes en el lugar, las mellizas empezaron a tirar gas pimienta mientras bailaban con el arma en la mano. En un momento, hubo una pelea entre ellas y Dylan, a quien le dieron un culatazo y después lo remataron de un disparo en la cabeza.

Las hermanas nacieron el 4 de marzo de 2002 y viven en Lanús. Brisa jugó como defensora para las “Santitas de Boedo”, el equipo de fútbol femenino de San Lorenzo: debutó en Primera División el 20 de septiembre de 2019, aunque actualmente no forma parte del listado de las actuales campeonas del torneo Apertura femenino.

En las últimas horas, las imágenes de “las mellis” se viralizaron a través de las redes sociales y expusieron un detalle particular que permite diferenciarlas fácilmente. Priscila está teñida de rubio mientras que su hermana, Brisa, mantiene su color oscuro natural.

Desde la familia del joven asesinado, señalaron a Brisa como la autora material del disparo y acusaron a la madre de ambas, Gisela Ayala, de encubrirlas y mandarlas “en un remise a Mar del Plata”.

El joven asesinado era papá de dos chicos y se ganaba la vida haciendo ‘changuitas’, como albañil, en un lavadero de coches y también como revendedor de ropa. “Dejaron a dos nenes sin papá”, dijo Rocío, expareja de Dylan y madre de Bastián, uno de los hijos de la víctima.

En esa línea, Gabriela, hermana mayor de la víctima, lo recordó como “un pibe tranquilo y amoroso” que “nunca le hizo mal a nadie”. Además, expresó que su hermano y las acusadas mantenían un vínculo de amistad. “Más de una vez fue a ver jugar a la pelota a Brisa”, afirmó.

Noticia previaRescatan a tres niños en estado de abandono y encerrados en un departamento
Siguiente noticiaBerazategui: balean en la cabeza a un policía de civil a la salida de un boliche

Dejar un comentario

Déjenos su comentario aquí
Ingrese su nombre