Internos de cárceles bonaerenses podrán usar celulares para comunicarse con sus familias

Internos teléfonos
Internos teléfonos

La Justicia bonaerense autorizó la utilización de teléfonos celulares a los presos de todos los penales de la provincia de Buenos Aires para que se comuniquen con sus familiares mientras dure la cuarentena. 

La medida la adoptó hoy el vicepresidente del Tribunal, Víctor Violini, al hacer lugar a un planteo interpuesto por el Defensor de Casación, Mario Coriolano, quien cuestionó que en el marco del aislamiento dispuesto por el gobierno nacional se siga considerando “falta grave” que un interno posea un teléfono celular.

Ante esta situación, fuentes del SPB aseguraron que la resolución no será apelada por las autoridades penitenciarias. En ese sentido aseguraron que trabajan para elaborar el protocolo de uso en cada una de las unidades carcelarias.

Banco Provincia suma cajeros móviles en Berazategui y Florencio Varela

Como resultado del aislamiento, el servicio penitenciario ya había implementado una serie de medidas para que los presos pudieran mantener contacto con sus familiares, entre ellos la utilización de videoconferencias.

“Los pocos teléfonos ubicados en algunos pabellones de algunas unidades carcelarias anula toda posibilidad de contacto de los internos con sus familiares”, esgrimieron las autoridades.

Pautas

En el fallo, se dispuso también que hasta la elaboración de ese protocolo, los jefes de las Unidades Penitenciarias o quien designe el ministro de Justicia “determinarán las pautas de uso, ingreso y conservación de los dispositivos electrónicos”.

Preocupación en Berazategui por los aumentos de la verdura y la carne

Para habilitar el uso de los teléfonos, Violini tuvo en cuenta que la privación de la libertad “no puede implicar el cercenamiento de otros derechos básicos como la alimentación, salud, educación y mantenimiento de los vínculos familiares”, para lo cual citó normas supranacionales, entre ellas resoluciones de las Naciones Unidas.

El juez tuvo en cuenta también que en el caso de la provincia de Buenos Aires “hay un altísimo porcentaje de la población carcelaria que renunció voluntariamente a recibir visitas de sus familiares o a salidas transitorias mientras dure la pandemia”.

Consideró que la existencia de teléfonos de línea en algunos pabellones de algunas unidades carcelarias en el marco actual de la pandemia “aparece como claramente insuficiente por su escasez y el inadecuado sistema de funcionamiento”.

Encontraron asesinadas a Cristina y Ada Iglesias, madre e hija que eran buscadas en Lanús

“La prohibición de usar teléfonos celulares hoy vigente significa que los internos se encuentran impedidos en forma absoluta de establecer contacto con sus familiares, lo que importa tanto como decir que se encuentran imposibilitados de saber lo más elemental: si sus familiares se encuentran resguardados, a salvo, enfermos o críticos”, consignó.

Agregó que en la actual contingencia de aislamiento “suma un importantísimo grado de angustia a su situación que torna cruel -por innecesaria y carente de sentido- la prohibición del uso del celular”.

Violini admitió en el fallo que la autorización “puede ser resistida por cuestiones de seguridad”, aunque aclaró que “la seguridad de una prisión no justifica la censura de la correspondencia de los internos ya que estos pueden mantener conversaciones privadas mediante el régimen de visitas”.

“Si lo que se trata de evitar es el contacto del interno con el mundo exterior para que no siga delinquiendo habría que pensar en incomunicar a todos los privados de libertad porque pueden seguir en contacto con el exterior mediante cartas, visitas o hasta su propio abogado”, precisó.

Desde que se decretó la cuarentena, el viernes 20 de marzo último, distintos jueces de la provincia habían autorizado el uso de celulares en dos unidades penales de Batan, en una de Barker, y hoy había salido una resolución en el mismo sentido para las cárceles de Saavedra y Bahia Blanca.