Aclararon lo ocurrido con el animal que arrojaron desde un helicóptero

“El video lo filmé yo”, dijo el empresario.

El video del animal lanzado desde un helicóptero a la piscina de la casa de Punta del Este del empresario Federico Álvarez Castillo (59), desató un unánime rechazo y consternación. Luego de que las imágenes se viralizaran junto con el repudio por el acto de infinita crueldad, se instaló la duda respecto de si el animal estaba vivo o no al caer a la pileta.

En la filmación se ve cómo un cordero –según señaló el propio Álvarez Castillo al sitio Infobae– fue lanzado desde más de 30 metros de altura a la pileta. El animal impacta en forma violenta en el agua y la pileta rebalsa al instante.

En declaraciones al portal de noticias, Álvarez Castillo confirmó que las imágenes fueron registradas por él. Además, aclaró que no estaba al tanto de lo que estaba sucediendo. Su esposa, la modelo Lara Bernasconi, se refirió en el mismo sentido en redes sociales y en una entrevista difundida este miércoles en Los ángeles de la mañana: “Nosotros somos las víctimas”, dijo.

Anoche, luego de que se viralizara la grabación y que el término “Etiqueta Negra” se convirtiera en trending topic como consecuencia de las críticas a este repudiable suceso, la marca textil difundió un comunicado firmado por su dueño. “Quiero repudiar este hecho de vandalismo del cual fuimos víctimas mi familia y yo”, indicó.

“Una broma”

El empresario agregó: “Al momento del hecho nos encontrábamos dentro del hogar cuando sentimos un fuerte ruido en el jardín; al salir percibimos el acto aberrante que nos llevó a un gran desconcierto por una broma de muy mal gusto”.

Según explicó este miércoles el empresario, todo fue “una broma” de un amigo. “Juntémonos, hagamos un cordero, quedate tranquilo que yo lo consigo y te lo mando en Uber”, le dijo este amigo, de quien no trascendió su identidad. Álvarez Castillo aceptó la propuesta.

“¿Cómo me lo vas a mandar por Uber?”, repreguntó el anfitrión de la velada. “Vos quedate tranquilo, que yo ahora te lo llevo en Uber”, le contestaron. Álvarez Castillo sospechó (según dijo) que su amigo estaba preparando una de sus habituales bromas.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

Deja un comentario