«No vamos a tener un pico como el de Estados Unidos, España o Italia»

Eduardo López
Eduardo López, asesor del presidente Alberto Fernández

Eduardo López, médico infectólogo que asesora al presidente Alberto Fernández, aseguró en declaraciones radiales que si la cuarentena continúa hasta el próximo 10 de mayo, como se especula, el pico de la pandemia de coronavirus será en junio y en el país «no vamos a tener un pico como el de Estados Unidos, España o Italia» por lo que «el sistema de salud no va a colapsar».

En declaraciones a Radio Rivadavia, el experto, que se desempeña como jefe de pediatría en el Hospital Ricardo Gutiérrez, dijo que en el país «la curva va en ascenso suave, paulatina, donde no hay multiplicación de casos cada tres días como ocurrió en otros países, sino es una curva de duplicación de casos cada doce días».

Berazateguense participó del primer vuelo a China para traer insumos médicos

Sobre la extensión de la cuarentena, el infectólogo indicó que «se debe prolongar porque es así como hay que manejar las cuarentenas». En ese sentido explicó que «el virus pierde transmisibilidad, porque si no hay circulación de gente, no tiene a quién contagiar» y agregó que si la cuarentena «se extiende hasta el 10 de mayo, el pico se va a correr hasta junio».

Flexibilización

«La clave es que no sea muy alto y que no se sostenga en el tiempo. Si el pico es leve o moderado no será necesario restringir al máximo las actividades», sostuvo, y explicó que «se está planteando la flexibilización por provincia o por municipio, aunque no en el Conurbano bonaerense ni en la Ciudad de Buenos Aires, pero sí en municipios que no han tenido casos como en el interior de la provincia».

López también se refirió a las personas que desarrollaron anticuerpos contra la enfermedad sin haber advertido síntomas. En ese sentido recordó las conclusiones de una investigación sobre la Gripe A: «Cuando fue la pandemia de 2009, hicimos un estudio que se publicó afuera en el cual estudiamos chicos que no habían presentado síntomas. El 40% de los analizados tenían anticuerpos contra el virus H1N1, pero no habían manifestado ningún síntoma ni se habían enterado».