Creó una barra de cereal ultra nutritiva y apta para diabéticos a base del residuo de la cervecera

Reconocimiento a una docente e investigadora de la Universidad de Quilmes.

Paula Bucci, biotecnóloga, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), fue reconocida con el Premio Arcor a la Innovación 2019 por el desarrollo de una barrita de cereal compuesta de bagazo de cerveza, es decir, el residuo que queda luego de la producción de esa bebida.

El contenido nutricional de la barrita de cereal es elevado y apta para personas con diabetes. Además, protege al medioambiente, ya que reutiliza residuos de la producción de cerveza sumamente tóxicos.

Reconocimiento

El reconocimiento a Bucci llegó de la mano del concurso que Arcor organiza año a año, premiando la innovación. “Junto a diferentes especialistas del campo decidimos presentar nuestro producto: una barrita de cereal a base de bagazo de cerveza apta para personas diabéticas”, cuenta la investigadora al sitio La Ciencia x otros medios.

Leé también: Investigadores de la UNQ utilizan Inteligencia artificial para detectar cáncer de piel

Bucci explica que utilizaron el bagazo de la cerveza, un residuo insoluble que suele desecharse luego de la cocción y maceración de la cebada malteada. “Este subproducto representa el 85% de los residuos generados en esta elaboración. Consiste, en promedio, en el 31% del peso original de la malta utilizada”, destaca.

Desechos

La idea fue que el desecho sirviera para algo. De hecho, causa graves problemas ambientales producto de su pronta descomposición y libera gases de efecto invernadero sumamente tóxicos (como el metano). Hoy en día el bagazo se utiliza como alimento para ganado y, en contadas ocasiones, como abono de tierras de cultivo”.

Sin embargo, destaca Bucci, “este empleo solo es llevado a cabo por las grandes industrias del rubro (Quilmes, por ejemplo). En tanto que las pymes y las cervecerías artesanales lo descartan, como si fuera basura a la calle”.

La idea de la barrita de cereal ultra nutritiva surgió “luego de hacer un estudio de búsqueda bibliográfica. Comenzamos a explorar su composición mediante distintos ensayos de laboratorio. Logramos distinguir los diferentes tipos de bagazo según el tipo de cerveza producida”.

“Así fue como notamos el elevado valor agregado que poseía respecto a su composición nutricional. Presenta un perfil proteico similar al de las almendras y el tripe de fibra que otro cereal como la avena (materia prima de muchas barritas comerciales)”.

Otros usos

Además, explica Bucci, “funciona como una opción para las personas diabéticas que, por lo general, poseen un acceso restringido a alimentos nutritivos y que no perjudiquen su salud. Si tenemos en cuenta que, en Argentina, una de cada diez personas padece diabetes, nuestra propuesta representa una variante nutricional excelente y a un costo menor que las tradicionales”.

Al mismo tiempo, la investigadora de la UNQ contó que el proyecto demuestra con datos fehacientes una de las tantas aplicaciones que puede llegar a tener el bagazo como ingrediente. “El objetivo a corto plazo es que pueda ser aceptado en el Código Alimentario Argentino. Que no solo sea utilizado para elaborar barras de cereales, sino también que funcione como una buena opción ante un contexto de emergencia alimentaria como el que atraviesa nuestra sociedad. Hacia allá vamos. El galardón contribuye, por supuesto, en este sentido para visibilizar el asunto”.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

Deja un comentario

1
Hola. 👋🏻
Puedes agendar este número para estar en contacto facilmente.
Powered by