Desmienten que un detenido se haya ahorcado en la Comisaría Berazategui 1°

Comisaría 1° Berazategui
La madre habló con Periódico El Progreso y se refirió al hecho.

Zulma, la madre de Darío Carbonel, desmintió en diálogo con este medio que su hijo se haya quitado la vida por ahorcamiento en la celda de la comisaría 1° de Berazategui, tal como fue informado a la Justicia desde esa dependencia. De momento, la investigación quedó a cargo de Asuntos Internos, que deberá determinar lo ocurrido y el rol de la Policía.

El hecho fue publicado por PeriódicoElProgreso el miércoles. La información que surgió de la Comisaría es que Darío ingresó en calidad de detenido por cometer un robo en la vía pública. Fue alojado en una celda y, como es habitual con los presos, se le quitaron los cordones de las zapatillas. Sin embargo, (siempre según la información vertida a la Justicia) el joven se ahorcó con un buzo que llevaba puesto.

Leé también: Berazategui: volvía de trabajar, se defendió de un asalto y le pagaron dos tiros

El hecho ocurrió, supuestamente, mientras los oficiales llevaban adelante el proceso de registro en las actas de la sede policial. La declaración policial es que el joven se ahorcó con la manga del buzo y que cuando fueron a verlo ya estaba muerto.

Desmentida

Sin embargo, la familia descree y desmiente esa versión. «Él es paciente psiquiátrico y no tenía su medicación. Vamos a ir a la Justicia para que nos entreguen el cuerpo y para que se sepa lo que ocurrió. Mi hijo no era delincuente, trabajaba y no tenía antecedentes penales», expresó Zulma.

Leé también: Secuestraron a chofer de Uber en Solano, lo metieron en el baúl y dispararon contra la Policía

La mujer se mostró molesta también con este medio por la publicación, y pidió que PeriódicoElProgreso se retracte por lo publicado.

Al respecto, desde este medio hacemos llegar en primer lugar nuestro pésame a Zulma, así como a familiares y allegados de Darío. También aclaramos que lo publicado es la información que recibimos por intermedio de fuentes confiables, pero que no quisieron ser expuestas con nombre y apellido. En ese sentido nos ponemos a disposición de Zulma, su familia y la Justicia para colaborar con la investigación.

En el hecho tomó intervención la fiscal Silvia Borrone.