Diego Santilli en una entrevista exclusiva

Diego Santilli
Diego Santilli

El vicejefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli habló en exclusiva esta mañana en un programa especial de El Tribuno y Periódico El Progreso con Jorge Tronqui y Gustavo Pulido, por FM Espacio 91.7. Allí se refirió a varios temas, entre ellos la crisis económica, la situación sanitaria y la inseguridad.

Consultado acerca de la situación sanitaria respecto de la pandemia y el Aislamiento, Santilli sostuvo que “En la Ciudad de Buenos Aires los casos empezaron a bajar. El 3 de agosto fue el pico de 1500 casos y de ahí empezó a bajar semana a semana hasta los 800 casos promedio”, indicó, y remarcó que hoy “La Ciudad está sexta o séptima con respecto a las otras provincias”, algo que se relaciona directamente con “rastrear, testar y aislar, que para nosotros es una política de Estado, a quienes tienen o tuvieron coronavirus para evitar que contagie a otros. Es muy estricto el seguimiento que hacemos”.

El vicejefe de gobierno agregó en ese sentido que “Hace 90 días decidimos empezar el proceso de apertura, que vino acompañado por una baja de casos. Todo tiene que ver con ir a buscar los casos y evitar que el contagiado contagie a otros. Hemos hecho más de un millón trescientos mil testeos, entre PCR y serológico, para evitar que por ahí un asintómatico contagie a otro” y agregó que, si bien “seguimos haciéndolo”, es necesario “mirar lo que sigue ocurriendo en el resto del planeta, hay que tener un ojo puesto ahí”.

Consultado respecto de las tomas de tierras, tema que ha cobrado interés nacional con la ocupación de Guernica, Santilli recordó que “Tomar tierras es un delito. Usurpar es un delito. Una persona que toma una tierra, un departamento o una casa está cometiendo un delito”, aunque al mismo tiempo reconoció que “Argentina tiene un problema de hábitat, pero es algo que se debe resolver con políticas de Estado”, y destacó la importancia de la Justicia al declarar que “tenemos que luchar por una justicia independiente, porque sin justicia no hay futuro”.

Acerca de la inseguridad, quizá el tema que más preocupa a los argentinos, Santilli sostuvo que “Seguridad es igual a libertad. Libertad de que vos puedas decidir lo que querés hacer sin que alguien te pueda lastimar. La inmensa mayoría de la gente que tiene que ir a trabajar tiene que poder hacerlo en paz y tranquilidad”, aseguró, y remarcó la necesidad de contar con “un plan de seguridad, porque los delitos no bajan milagrosamente. Nosotros venimos hace muchos años en esa dirección: cámaras, formación de policías, inversión en tecnología, auditorías internas… pero la Justicia tiene que cumplir su rol”, advirtió.

Santilli evitó referirse a una eventual candidatura de Horacio Rodríguez Larreta a presidente en 2022, y calificó como “de ciencia ficción” hablar de lo que pueda ocurrir dentro de tres años. Además, aclaró que él no podrá presentarse a candidato a Jefe de Gobierno dado que ha sido vicejefe durante los últimos dos mandatos.

Por último, se refirió a la economía, el avance del dólar y la situación de las pymes y comercios de la Ciudad de Buenos Aires. Sobre la suba del dólar, aseguró que “es un problema de todos” y se mostró preocupado por “lo que pasa con la devaluación” ya que es una cuestión que genera “problemas de trabajo, de inflación, de pobreza. Si no liderás la situación en términos económicos peor se pondrá la situación, ojalá el Gobierno Nacional encuentre el camino”.

Respecto de la recaudación y la economía de pymes y comercios, Santilli aseguró que la pandemia tuvo un impacto “monumental” en la economía de la Ciudad, ya que “El 65% de la recaudación de CABA es de Ingresos Brutos. Por cada sector o local que no pudo abrir la Ciudad percibió 0 (pesos)”, y explicó que “Para las personas es un impacto monumental, por eso con Horacio tomamos la decisión de empezar a generar una apertura de la actividad económica para cuidar el trabajo de la gente y las pymes, que generan 7 de cada 10 puestos de trabajo”, y remarcó que “Avanzar con la actividad económica fue una buena decisión, porque los casos empezaron a descender. Fue en el momento justo, siempre haciendo lo que tenemos que hacer para cuidar a la gente”.