Discutieron, sacó su pistola-lapicera y lo mató de un disparo en el estómago

Arma Lapicera
Ocurrió en la localidad bonaerense de Ezeiza.

Un hombre fue asesinado el último domingo en la localidad de Ezeiza luego de recibir un disparo de una «pistola lapicera». Fue durante una aparente discusión con un remisero que se encuentra prófugo de la Justicia.

Leé más: Delincuentes balearon en la cabeza a policía que trabaja como Uber

El hecho tuvo lugar el domingo cuando Carlos Daniel Cuyupari estaba reunido con un grupo de amigos en el cruce de calles Rio Hondo y Solís. En ese momento llegó al lugar un automóvil Renault 12, cuyo conductor comenzó a insultar al grupo, al tiempo que los amenazaba verbalmente.

El conductor se retiró, pero regresó a los pocos minutos con otro hombre, aparentemente su hermano. Tras volver a insultar y amenazar a los presentes, el conductor extrajo una pistola lapicera de fabricación casera y efectuó dos disparos, uno de los cuales hirió de gravedad Cuyupari.

Pese a que la víctima fue trasladada de urgencia al hospital Eurnekian, la herida en su estómago le provocó la muerte minutos después.

De inmediato, la Policía logró identificar a los agresores, aunque de momento no pudieron ser localizados. Sin embargo, una mujer que presenció el hecho asegura conocerlos, alegando que días atrás le habían enseñado el arma casera.

El caso, en el que interviene la UFI N°1 de Ezeiza, está a cargo de la doctora Florencia Belloc.

Leé más: Fue al hospital con cuatro disparos, dijo que le habían robado y era buscado por dos crímenes

La Pistola Lapicera

El «arma de fuego de un solo disparo simulada bajo la apariencia de una lapicera» está prohibida por la AnMac (La Agencia Nacional de Materiales Controlados). Sin embargo, su uso «es más común de lo que se cree», explican los expertos.

Aunque parezca raro, son armas que existen y que no son difíciles de fabricar. Quienes infringen la ley toman este tipo de lapiceras metálicas, que tienen un pestillo en uno de sus lados y la transforman en un arma que puede cargar hasta tres balas de calibre chico.

En las redes sociales suelen ofrecerse a la venta, y sus preciso pueden alcanzar hasta los cinco mil pesos. Sin embargo, se recuerda que son de uso prohibido y penado por la Ley.