El balance del año 2019 de la Asociación Deportiva Berazategui

Asociación Deportiva Berazategui
Asociación Deportiva Berazategui (Foto gentileza ADB Oficial)
Por Osvaldo Luis.
Se cerró el 44° aniversario de la Asociación Deportiva Berazategui y, pese a las expectativas y promesas incumplidas, se notó una mejoría en los últimos partidos, con interesantes apariciones a nivel individual y la intervención de algunos juveniles que tuvieron sus primeras experiencias y minutos de juego.

El saldo: un séptimo puesto; la no clasificación a Copa Argentina; algunos puntos importantes como local y terminar como el segundo equipo más goleador del torneo, aunque también con muchos goles en contra, denotando la falta de equilibrio.

Se consolidó el juego en condición de local, terminando el año con 3 victorias seguidas y una seguidilla de 22 partidos sin conocer la derrota: algo más de una año, y quedando a sólo tres partidos del récord de 27 partidos invicto logrado en la temporada 1996/1997.

En juveniles, la consagración de 6ta. División como campeona. La 4ta. División que llegó a semifinales y la 9na. que quedó a un paso de lograrlo. Las demás, alternando buenos y no tanto resultados positivos, pero dejando todo en la cancha.

Por su parte, las divisiones infantiles siguieron acumulando experiencia y dejaron muy bien posicionado al fútbol naranja. Fue uno de los equipos de la C, junto a Alem, en jugar la zona B, integrada por equipos de otras categorías superiores.

A nivel infraestructura, se terminaron los vestuarios de divisiones menores, siendo estos un lujo por donde se los mire.

Lo pendiente

La realización de la Asamblea anual, ni siquiera anunciada hasta el momento. La decisión del actual presidente Roberto Rodriguez, y junto a esa decisión, viene ligada la continuidad del cuerpo técnico y de varios jugadores. Consolidar el plantel y tratar de darle entrada a algún delantero más que potencie el ataque naranja.

Por último, aunque no menos importante, una mejora en la platea con la implementación necesaria de techo y pupitres, para que la prensa (sobretodo la televisiva -lo destaco por los completos y valiosos equipos de transmisión) pueda trabajar comodamente, o al menos dignamente.

Ojala que el 2020 nos traiga muchas de las cosas que quedaron pendientes, que seguramente serán muchas más pero que en este momento escapan a mi comentario.