El detrás de escena y la magia de una producción de porfolios de Moda

Por Octavio Perazzo.

Hay mucha magia mis queridos lectores detrás de toda producción que observamos en una marquesina, en una publicidad de tv o simplemente al ver una simple revista.

Muchas de las cosas que nos viene a la mente es que se encuentran en primer término en un espacio sumamente amplio y lleno de luces. Hay muchas cosas que utilizar y, por si fuera poco, está también la presión de un productor o de un director de marketing comentando toda pose o acción tomada por la modelo.

Leé también: Municipales de Berazategui piden un bono de 5 mil pesos al intendente

Pero vamos a presentarles el día de hoy uno de los grandes misterios que hay detrás de todo esto. Llegué a una de estas producciones y fue recibido cordialmente. Allí pude observar una tela sinfín en distintos colores, la cual se suele emplear para dar un fondo de un color determinado o buscado y dar así una nitidez optima al momento de obtener la foto.

Minutos después llegó la modelo, quien en un principio parecía nerviosa, pero que comentó que en realidad tenía mucha ansiedad por realizar la producción.

El trabajo técnico

Terminadas las palabras llegó el momento del trabajo técnico: luces por un lado, una maquilladora por el otro, un fotógrafo y un filmador por allá… pero todo eso se implemento recién cundo el director de marketing me expresó la idea del producto &quot: Se buscaba creatividad y originalidad al momento de sacar una toma.

Me quedé indagando en mi anotador durante varios minutos cómo las modelos iban posando, buscando aquel pedido de toma. Observé después algunas tomas, en las que las modelos se pusieron más que cómodas al momento de comentarme sobre su experiencia junto al fotógrafo.

Leé también: Pidieron un kg. de helado, sacaron sus armas y asaltaron una heladería de Berazategui centro

«Para nosotros la moda en producción es parte de nosotros mismas. Sin lugar a dudas es cuestión de posar y saber entender las ideas de las que se quiere obtener de material para ese fin».

Enseguida logre recuperar la mirada y observar cómo el espacio iba rotando según el cuadro en cuestión. En minutos el resultado fue mágico: parecía una película acelerada de la que no había que perderse un instante porque sino carecía de todo sentido.

En conclusión mis queridos lectores, es increíble como este mundo de la fotografía y la moda en un abrir y cerrar de ojos nos sorprende y nos deja a todos sin palabras. La magia de cada instante lo convierte en un sinfín de ideas como de propuestas para llevar a cabo en todo momento.