El reto del número vecino que pone en peligro la privacidad de los usuarios de WhatsApp

“Lo más importante es proteger a los niños de practicas como el grooming”.

Un nuevo “reto” viral pone en peligro la privacidad de los usuarios de WhatsApp. Se trata del “número vecino” o “vecino de móvil” que consiste en en enviar al número anterior o posterior al tuyo (por ejemplo, si el número del usuario es el 15-XXXX-XXX6, este escribiría al 15-XXXX-XXX5 o al 15-XXXX-XXX8 un mensaje presentandose como su “vecino”.

Después hay quién hace una captura de pantalla y comparte la imagen con la reacción del usuario en redes sociales, poniendo en peligro la privacidad de los usuarios.

Peligros del reto

Sin embargo, los usuarios deben estar prevenidos de los riesgos que conlleva esta práctica. Lo más peligroso e inmediato es la localización del usuario: una foto de perfil en un lugar reconocido puede dar pistas de donde te encontrás en ese momento.

Para evitar estas situaciones, es imprescindible que la foto de perfil y la última hora de conexión solo la vean tus contactos. “El vecino de número te añade a su agenda y te conecta a sus contactos en Instagram”, explica Pablo, experto en redes y teconología a quien consultamos. “Es fácil comprobar quién sos si no cambiaste la foto de WhatsApp. Además tiene acceso a todas tus publicaciones”, cuenta.

“Si se comparte cierta información personal como el nombre, trabajo o nombre de la mascota se puede dar pistas para que un desconocido averigüe dónde está tu casa, dónde trabajas y hasta las contraseñas personales”, explica Pablo.

En caso de que esto hayan publicado una foto tuya, lo primero es ponerse en contacto con la persona del perfil de la red social y pedirle que la elimine. “Si esto no funciona hay que recurrir al apartado de denuncia de cada red social y solicitar la eliminación del contenido por inapropiado”, explicó Pablo.

Los peligros del grooming

El otro peligro, mucho más grave, es que un adulto pueda contactar a un menor y así iniciar conversaciones con fines de grooming o acoso de tipo sexual. Estos actos suelen ser más comunes de lo que creemos, y representan un peligro para los más chicos.

Por lo general, el adulto puede proponer algún juego al menor, quien accede a ello creyendo que se trata de algo inocente. Sin embargo, algunos aprovechan para pedir fotos, videos o incluso hasta direcciones de donde viven o a que colegio concurren.

“Lo más importante es estar alerta y restringir los datos a nuestros contactos”, añade Pablo. “Es importante que los adultos hablen con sus menores a cargo y les informen bien cómo proteger su información”, finalizó.

Redacción

Es propósito de este periódico propagar la verdad, la honradez y la persecución como único fin de la libertad y el progreso social, entendido como la expansión de la personalidad humana en todos sus aspectos y la afirmación de la libertad del hombre, de su cultura y de su bienestar. Su credo lo forma la independencia, el respeto al hombre privado, el ataque razonado al hombre público y la defensa de los principios republicanos que consagra la Constitución Nacional Argentina.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: