En Chile, el aumento de las tarifas provocó un estallido social

Foto: Javier Torres / AFP
El edificio de Energía ardió en llamas y el presidente Piñera declaró el Estado de Emergencia.

En medio de una nueva jornada de protestas en Santiago de Chile en contra del alza de tarifas del transporte público, un grupo de manifestantes prendió este viernes fuego a un bus cerca de la Plaza Baquedano de esa capital. El hecho se suma a lo que en instancias gubernamentales ha sido calificado como “desmanes”.

Durante la protesta social encabezada por miles de jóvenes, la Policía ha recurrido a gases lacrimógenos y balas de goma en contra de los manifestantes.

Según consta en videos difundidos en las redes sociales, los carabineros se han visto involucrados en hechos de violencia incluso al interior de los vagones del subterráneo de Santiago, en donde golpearon a algunos jóvenes estudiantes.

En medio de otros incendios provocados durante las manifestaciones, el edificio de la compañía eléctrica ENE, de capital italiano y ubicada en el centro de la capital chilena, ardió en llamas. Personal de bomberos se trasladó al sitio para intentar apagar el fuego.

Desde ENEL informaron que se trató de un ataque intencional:

Estado de Emergencia

El presidente Sebastián Piñera canceló un viaje para la celebración del cumpleaños de su nieto y regresó a la capital chilena. Durante la madrugada ha decretado el estado de emergencia ante el caos que se registra en Santiago. La decisión tiene como fin controlar las protestas que se han suscitado los últimos días.

“Queridos compatriotas, frente a los graves y reiterados ataques contra las estaciones y las instalaciones del Metro, contra la propiedad tanto pública como privada […] he decretado el estado de emergencia en las provincias de Santiago y Chacabuco y en las comunas de Puente Alto y San Bernardo”, señaló Piñera.

El presidente aclaró que el objetivo de esta medida es “asegurar el orden público, asegurar la tranquilidad de los habitantes de la ciudad de Santiago, proteger los bienes tanto públicos como privados y sobretodo garantizar los derechos de todos”.

Además, se refirió a las personas que protagonizaron los desmanes como “verdaderos delincuentes. Están dispuestos a destruir una institución tan útil y necesaria como es el metro”. Asimismo, Piñera advirtió que las personas involucradas deberán enfrentarse con la justicia y asumir sus responsabilidades.