Encañonaron y amenazaron con degollar a una mujer para robarles la moto en Plátanos

Tienen dos hijos y necesitan el rodado para trabajar. Dramático testimonio.

La inseguridad no da respiro en Berazategui, mientras las autoridades parecen querer mirar para otro lado. En esta oportunidad, un matrimonio fue víctima de un violento asalto en la localidad de Plátanos: los encañonaron y amenazaron con un cuchillo para robarles la moto.

El hecho ocurrió este domingo por la mañana en Avenida Italia entre 152 y 153. Daniel, víctima del violento robo, contó a PeriódicoElProgreso que “estábamos comprando en el kiosco con mi señora, mi hermana y mi cuñado cuando aparecieron cuatro ´vagos´. Uno agarró a mi señora de atrás y le puso un cuchillo en la garganta. Había otro pibe con un arma que nos apuntaba”.

Leé también: Un joven de 24 años murió baleado por la espalda tras ser atacado en Ranelagh

En pocos segundos, los cuatro delincuentes se apoderaron de las motos, aunque una no pudieron hacerla arrancar y solo se llevaron la de Daniel. “La otra moto, de mi cuñado, se cayó y no la podían encender. Dos se fueron con mi moto y otros dos corriendo”, contó el joven.

“Cuando pudimos arrancar la moto de mi cuñado salimos a buscarlos. Vimos a dos de ellos que se metieron por los techos de las casas”, continuó relatando Daniel, quien fue hasta la comisaría a hacer la denuncia.

“Cuando volvimos al kiosco mi señora estaba muy nerviosa. Hasta hoy lunes sigue en shock por lo que pasó”, contó Daniel, quien agregó que según la policía, “no pueden hacer nada” por recuperar la moto, pese a que él sabe quienes son los delincuentes. “Incluso me llegaron mensajes de conocidos que también los conocen. Son del barrio, pero no los quieren atrapar”, aseguró.

Leé también: Desbaratan una banda dedicada a las entraderas en Berazategui

El hombre contó muy conmovido que la moto la utilizaba todos los días para trabajar: “laburo vendiendo rosquitas y tortas fritas y estoy pagando la moto con eso. Me quedé sin poder laburar y con dos hijos. Tengo que darle de comer a mi familia. Nos levantamos a las cinco de la mañana todos los días”, expresó.

“Estoy desesperado porque no sé que voy a hacer. Por culpa de estas lacras no puedo darle de comer a mis hijos, me quiero matar. Y encima mi señora está con un ataque de nervios que todavía no se le pasa”, contó Daniel. “La necesito para salir a trabajar”, dice, entre lágrimas.

 

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

Abrir chat
1
Hola. 👋🏻
¿quieres recibir las noticias por Whatsapp?
Powered by