“Falta voluntad y decisión para aplicar las leyes contra la violencia de género”

La Subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género del Ministerio de Mujeres, Polìticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Flavia Delmas
La Subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género del Ministerio de Mujeres, Polìticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Flavia Delmas

La Subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género del Ministerio de Mujeres, Polìticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Flavia Delmas, aseguró que “aún falta voluntad y decisión de aplicar las leyes vigentes contra la violencia de género”.

“No hay una política unificada en relación a la perspectiva de género en las fiscalías de la provincia de Buenos Aires”, dijo Flavia Delmas, quien viajó a la ciudad de Rojas para dar a la familia de Úrsula Bahillo el apoyo del área a su cargo, desde la cual comenzó a reconstruir el derrotero de denuncias previas que realizó la víctima.

Aseguró que “aun falta voluntad y decisión de aplicar las leyes vigentes contra la violencia de género” y remarcó que Argentina “cuenta con un plexo normativo importantísimo” sobre esta problemática.

“No hay un común accionar frente a estas situaciones”, dijo y consideró que la perspectiva de género “debe estar en todas las fiscalías, no sólo en las Fiscalías Especializadas en Género”.

Delmas insistió en que “todas las fiscalías tienen que saber trabajar estas situaciones”. Lamentó, además, que la Suprema Corte de Justicia bonaererense “no cuente con una Oficina de Género u Oficina de la Mujer como la que cuenta la Corte de Justicia de la Nación”.

La subsecretaria de Políticas de Género viajó hoy a Rojas y se entrevistó con el intendente de ese distrito, Claudio Rossi, con quien dialogó sobre la necesidad de “contar con equipos interdisciplinarios capacitados para dar cuenta de la emergencia y evaluar el riesgo” en los casos de violencia de género.

“Reconstruimos desde el área todo lo que hizo la víctima el viernes, el sábado, domingo y el lunes y lo que surge es que pidió auxilio todo el tiempo”, dijo con pesar.

Consideró que “no se pudo distinguir el riesgo y actuar de acuerdo al riesgo de la situación que ella denunciaba”.

“Tenían enfrente a un sujeto que viene de la fuerza policial y que no es lo mismo que otro sujeto, su trabajo es el manejo de la violencia”, aseveró.

Delmas afirmó que “en las condiciones de Úrsula, si evaluás el riesgo, tomas medidas, eso es lo doloroso, uno siente que se podía intervenir y no le dieron lugar”.

“Se podía otorgar una tobillera, trasladar a ella a un Refugio o un botón antipánico a tiempo. El botón se lo dan el lunes pero el juzgado mandó un mail para que el municipio le de el botón antipánico, y en el municipio no abrieron el mail. Eso es doloroso, por qué no se llamó por teléfono, en lugar de mandar un mail?”, se preguntó.

Delmas sostuvo que “la fiscalia debió reconstruir los antecedentes de violencia que tenía el policía, evaluar el riesgo, tienen obligación de hacerlo, pero vemos que eso no sucedió”.

Con respecto a los antecedentes Matías Ezequiel Martínez, el policía femicida de Ursula, Flavia Delmas contó a esta agencia que “tenía tres denuncias en Asuntos Internos, otras tres denuncias efectuadas por Ursula, más dos ampliaciones”.

“Tenía carpeta psiquiátrica desde septiembre último y no había concurrido a la última evaluación que debía realizársele”, precisó.

Aclaró que quien viola una medida perimetral, como en el caso de Martínez, “puede ser detenido porque comete el delito de desobediencia”.

“Si ella además hubiera tenido el botón antipánico, lo hubiera tocado y él quedaba detenido”, dijo.