Implementan programa de agua potable en una escuela de Berazategui

Colocaron filtros potabilizadores para mejorar la calidad del agua.

La Escuela Primaria N° 56 acaba de estrenar dos filtros potabilizadores de agua que mejorarán el consumo de 950 niños que asisten en dos turnos a ese establecimiento. Los niños reciben allí, todos los días, desayuno y merienda y, en algunos casos, también el almuerzo.

La iniciativa forma parte de “Escuelas activas”, un programa que lleva adelante Proyecto Agua Segura (PAS) en alianza con Coca-Cola de Argentina, sus socios embotelladores (en este caso, Reginald Lee) y la Fundación Hábitat y Desarrollo, con el apoyo de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires.

Leé también: Continúan estables los cinco niños internados por intoxicación

El objetivo es darle acceso a agua de calidad a los centros educativos. En Argentina la iniciativa ya llegó a más de 60 instituciones de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Formosa y Salta.

En el caso de la Escuela 56, ubicada en El Pato, el impacto positivo será contundente, ya que el agua que hasta ahora bebían los niños provenía de una combinación del servicio de red con el de dos pozos, una realidad que no es ajena a la que se presenta en el resto del distrito.

Cabe recordar que sólo el 50% de las viviendas de El Pato cuenta con servicio de agua corriente. El resto de los vecinos lo hace través de perforaciones, algunas con mayor profundidad que otras, lo que aumenta el riesgo de obtener un recurso no apto para el consumo humano.

Proyecto Agua Social

PAS es una empresa social que responde a los desafíos ambientales y sociales del agua. Lo hace mediante un modelo económicamente sustentable, diseñado de manera innovadora, colaborativa y comprometida.

“El agua debe volver a ser fuente sana de alimento y bienestar para las comunidades y los ecosistemas que basan en ella su equilibrio. Las soluciones son posibles y están al alcance”, aseguran desde PAS.

Andrea Miglioranza, vicedirectora de la EP 56, aseguró que una gran parte “de la población de esta zona tiene agua de pozo. Algunos con agua más segura y otros no tanto. El programa de escuelas nos acerca un filtro en la cocina y otro cerca de los baños para que los chicos puedan tomar agua. Esto va a cambiarnos la manera de tomar agua”, dice.

Además, los niños recibieron charlas sobre el proyecto y aprendieron un poco de teoría, algo sobre lo que ya habían trabajado en clases los días previos. Además, tuvieron la posibilidad de observar gérmenes a través de un microscopio, para luego dibujar lo observado.

En el patio participaron de juegos a través de los cuales pudieron comprender cómo funcionan los filtros: Los dispositivos estarán colocados en uno de los pasillos principales del establecimiento y en la cocina. “Vi a los chicos muy contentos, atentos a lo que les explicaban. Lo importante es que pudieron aprender jugando”, agregó Miglioranza.

 

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.

Deja un comentario

1
Hola. 👋🏻
¿En que podemos ayudarte?
Powered by