La Matanza: condenado a 40 años de cárcel por violar a su hijastra

Abusó de la menor durante 5 años.

El Tribunal Oral Criminal N° 1 de La Matanza condenó a un violador a 40 años de prisión. Se trata de Oscar Ríos, quien estuvo prófugo de la justicia durante más de 10 años. Es una de las condenas más significativas de la historia de ese partido bonaerense.

Ríos se hacía llamar Pai Oscar. Junto a su pareja cobraban a los vecinos para sesiones de tarot y predicciones. La hija de la mujer, Lihuén (nombre ficticio), escapó del hogar a los 17 años, y tras ese episodio denunció a su padrastro por abuso sexual. Ríos huyó y permaneció prófugo durante diez años.

“Todos los abusos ocurrieron desde que tuve 12 hasta mis 17 años. Me acuerdo de que les conté a mis compañeras del secundario y ellas me decían que me tenía que ir de mi casa, pero yo no tenía manera de escaparme a no ser desde la escuela, porque él no me dejaba sola un segundo”, relató Lihuén a la justicia.

“Entonces mis compañeras fueron a la Comisaría de la Mujer e hicieron la denuncia. En ese momento intervino una asistente social y me fui desde la escuela”, contó en su declaración la joven.

En octubre de 2017, un familiar de Lihuén identificó a Ríos en el centro de San Justo, posibilitando su detención. Durante el juicio, los jueces Andrea Schiebeler, Alfredo Drocchi y Matías Rouco consideraron a Ríos responsable de “abuso sexual agravado por haber sido cometido contra una menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con la misma, en concurso con promoción de la corrupción de menores”.

En su relato ante los jueces, Lihuén contó que las violaciones comenzaron cuando ella tenía 12 años. Tras escapar de su hogar permaneció tres días en un centro de menores. “Después me mandaron a un hogar de monjas en San Isidro. Ahí estuve tres meses hasta que pude ir a vivir con mi hermana. Siempre con pánico de salir, porque pensaba que en cualquier momento Oscar iba a aparecer”, sostuvo.

También te puede interesar leer

Redacción

Es propósito de este periódico propagar la verdad, la honradez y la persecución como único fin de la libertad y el progreso social, entendido como la expansión de la personalidad humana en todos sus aspectos y la afirmación de la libertad del hombre, de su cultura y de su bienestar. Su credo lo forma la independencia, el respeto al hombre privado, el ataque razonado al hombre público y la defensa de los principios republicanos que consagra la Constitución Nacional Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: