Ante el anuncio de la medida de fuerza, la Cámara Empresaria de Larga Distancia (CELADI) replicó que “no existe a la fecha ningún acuerdo firmado entre las cámaras representativas de la actividad y el gremio”.

 La paritaria de los choferes de larga distancia estaba vencida desde el 30 de abril. Desde entonces la UTA amenazó en reiteradas oportunidades con la posibilidad de un paro de alcance nacional. Ante esto, el 18 de agosto el Ministerio de Trabajo determinó la suba de 21 por ciento.

 Esta suba sería en tres tramos (agosto, octubre, y enero de 2018). La medida que se oficializó el 28 de agosto con la publicación de la resolución en el Boletín Oficial.

 Ese mismo día, CELADI y CATAP (Cámara Argentina de Transporte de Pasajeros) recurrieron administrativamente la resolución. Al respecto argumentaron que si no se ha logrado alcanzar un acuerdo salarial “no es por falta de voluntad” sino “por la imposibilidad de acceder al mismo”.

 Según ellos, esto debido a que las empresas de larga distancia “no han podido superar la profunda crisis estructural en la que se encuentran inmersas.

También te puede interesar leer:

Provincia: Presentaron un programa para hacer el DNI a 48 mil chicos.

 

Fuente: infobae.