Murió Justina Lo Cane, la nena que esperaba un trasplante de corazón.

 Tras permanecer internada durante tres meses, la niña de 12 años falleció este miércoles en la Fundación Favaloro. Estaba primera en la lista del Incucai. Justina había iniciado una campaña que la trasciende: #LaCampañaDeJustina. Gracias a ella se elevó en gran número la cantidad de donantes en los últimos meses.

 Después de tres meses de permanecer internada a la espera de un trasplante de corazón, Justina Lo Cane, de 12 años, murió este miércoles por la mañana en la Fundación Favaloro. Padecía una cardiopatía transgénica, que le fue diagnosticada cuando apenas tenía 18 meses de edad.

 Luego de estar más de 60 días en terapia intensiva, a comienzos de este mes el estado de la nena pasó a ser crítico. La necesidad de un trasplante se volvió inmediata pero el donante no apareción.

 Justina estuvo primera en la lista de urgencias del Incucai. Producto de su enfermedad, sufrió una trombosis en una de sus piernas y tuvieron que amputarle los cinco dedos del pie.

 Cuando la niña entró en la lista de espera para un corazón en el Incucai, le pidió a su familia iniciar una campaña para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos. Su papá, Ezequiel, la ayudó a crearla bajo el nombre “Multiplicate por Siete”.

Rápidamente se viralizó con el hashtag #LaCampañaDeJustina. “El concepto detrás del nombre es que si uno es donante, su vida se multiplica por siete al momento de partir”, habían explicado.

 La campaña que impulsó Justina aumentó el número de inscriptos como nunca antes. De 80 inscriptos por día se pasó a 330 en estos últimos cuatro meses. En total, se inscribieron 16.000 personas a raíz de esta iniciativa. La misma podría ayudar a salvar una enorme cantidad de vidas en el futuro.

 

También te puede interesar leer:

Escándalo en el Colegio Ameghino: Detuvieron al representante legal.

Quilmes: 5 ambulancias nuevas para el SAME local.