Por decreto, el Gobierno privatizará las bandas de telefonía móvil de Arsat


A través de un decreto que viola la Ley vigente, el presidente Mauricio Macri le quitará las frecuencias a Arsat y las licitará entre los grandes proveedores de telefonía móvil.

El Gobierno Nacional dio el primer paso para que empresas privadas del sector de las telecomunicaciones puedan operar bandas de telefonía móvil que hasta ahora estaban reservadas a la estatal Arsat. Lo hizo a través de un decreto de necesidad y urgencia, que otorgó al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) la potestad de asignar frecuencias a operadores privados.

 La decisión favorece a las compañías de telefonía móvil, que vienen reclamando mayor cantidad de frecuencias. En cambio, implica un deterioro del patrimonio de Arsat y un nuevo cambio de reglas de juego. El decreto contradice una norma previa que determinaba que el Congreso tiene que aprobar la entrega de derechos satelitales de la empresa pública.

Un DNU contra la Ley y el Congreso

 El decreto que lleva la firma de Mauricio Macri viene a abrir la puerta para la privatización de una serie de frecuencias satelitales que había absorbido Arsat luego de que el grupo Vila-Manzano no cumpliera con el pago establecido en una licitación en 2014.

 En 2015, la ley de desarrollo de la industria satelital definió que el Congreso Nacional debía intervenir para definir la cesión de frecuencias de parte de Arsat en favor de los privados. “Esta decisión del Gobierno aumenta la inseguridad jurídica, ya que se regula por decreto una atribución propia del Congreso. El Gobierno operó de manera similar -por decreto y a espaldas del Poder Legislativo- en el caso de las licencias audiovisuales, los topes a la concentración y la creación del órgano regulador”, explicó el especialista Martín Becerra.

 “El Gobierno no hizo nada con esas frecuencias que estaban en manos de Arsat. Podría haberlas arrendado a quien fuere, desde cooperativas y gobiernos provinciales hasta las grandes empresas de telecomunicaciones que operan en el país o extranjeras. Pero no hizo nada y se trata de un recurso subutilizado”, agregó Becerra. Pero en lugar de la operación desde Arsat, el Gobierno optó por la asignación de las frecuencias.

Beneficiados

 Los especialistas del sector creen que las primeras beneficiadas por esta decisión son las empresas de telefonía móvil. Para mejorar la calidad del servicio, las telcos deben disponer de mayor cantidad de frecuencias. Pero tener más frecuencias no implica que el servicio vaya a mejorar, porque también tienen que invertir en antenas y en la red, por ejemplo.

 Además, el decreto recoge una idea plasmada en el proyecto de ley corta de las telecomunicaciones -aprobado en el Senado pero frenado en Diputados-, ya que un mínimo del 20 por ciento de las frecuencias a asignar está reservado a operadores regionales o locales.

 

Fuente: Página 12.

También te puede interesar leer:

Berazategui: Inaugurarán un mural en homenaje a Luis Alberto Spinetta

 

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: