Quiénes son los tres policías acusados de asesinar a Lucas González en Barracas

Quiénes son los tres policías acusados de asesinar a Lucas González en Barracas
Quiénes son los tres policías acusados de asesinar a Lucas González en Barracas

En medio de la conmoción por el asesinato de Lucas González, tres policías de la Policía de la Ciudad que participaron del hecho fueron hoy apartados de las tareas operativas en la fuerza y se les inició un sumario administrativo.

Los efectivos que formaban parte de la Brigada que le disparó a Lucas son el Oficial José Nievas, Oficial Mayor Fabian López y el Inspector Gabriel Isassi.

En un comunicado, el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, a través de la Oficina de Transparencia y Control Externo, confirmó que los tres efectivos fueron pasados a disponibilidad preventiva, hasta tanto determine la Justicia sus responsabilidades.

«Mediante esta medida se los desafectó de la función operativa y se los pasó a disponibilidad. Ahora esperamos qué es lo que determinará la Justicia», dice el comunicado.

Según el mismo texto, la Oficina de Transparencia y Control Externo es un órgano desconcentrado del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, integrada en su totalidad por personal civil.

Lucas González
Lucas González

«Tiene como funciones: Investigar las situaciones en las que intervenga personal de la Policía de la Ciudad y en las que se denuncie o presuma la existencia de irregularidades; sustanciar sumarios administrativos; y proponer al Ministro de Justicia y Seguridad, cuando corresponda, las sanciones disciplinarias a aplicar», explicó el ministerio.

Audio policial

Por otra parte, en las últimas horas trascendió el audio con la comunicación de uno de los efectivos que participó del hecho. Allí se comentaba lo sucedido en el supuesto «enfrentamiento» con los jóvenes reportado por la policía.

«Veníamos recorriendo a la altura de Luna e Iriarte, observamos a este masculino que estaba haciendo maniobras evasivas ante el tránsito ¿si? al colocarnos atrás denotamos la presencia de cuatro masculinos ¿si?», comenzó el relato.

Según dijo el policía, «al pasar a la altura de Vélez Sarsfield intentamos hacerlos detener la marcha».

«Cuando lo cruzamos al vehículo para obligarlo a detener, el acompañante esgrime un arma de fuego ¿si? y colisiona al chofer y al suscripto y ahí se procede, continúa el procedimiento», concluyó el extracto en el que el policía dio a conocer lo que supuestamente había pasado.

Gatillo fácil

Por su parte, familiares de los chicos rechazaron la versión policial y aseguraron que no habían cometido ningún delito y que acaban de salir de un entrenamiento, ya que se habían ido a probar a las divisiones inferiores de Barracas Central. Eso quedo demostrado por una foto que los jóvenes se tomaron minutos antes de ser baleados.

Además, el tío de uno de ellos rechazó en declaraciones a la prensa la hipótesis de que estaban armados. El padre del adolescente baleado, domiciliado en Florencio Varela, dijo al canal IP, desde la puerta del hospital Penna, que recién salía de verlo de la sala de terapia intensiva y que “está entre la vida y la muerte”.

“Es un deportista, nunca fue un delincuente», dijo el hombre respecto de su hijo. «Me ocupé toda la vida de que no le falte nada”, aseguró, y agregó: “Le estoy pidiendo a Dios que me lo salve de esta porquería. Esto es un infierno lo que estoy viviendo, le pido a Dios y a todos que recen por mi hijo, y que no le pase nada por favor”.

Investigación

Ante esta situación, el Juzgado de Menores 4, a cargo del juez Alejandro Cilleruelo, separó a la Policía de la Ciudad de los peritajes y ordenó que todos los trabajos forenses fueran realizados por peritos de la Policía Federal Argentina (PFA).

El juez ordenó el secuestro de las armas reglamentarias de los policías que participaron en el hecho y que se les practiquen estudios de dermotest para determinar cuál de ellos efectuó disparos.

Además, según la policía, dentro del vehículo en el que circulaban los jóvenes fue secuestrada en el asiento trasero una réplica de plástico de un revólver. Eso fue desmentido por las familias, quienes apuntan contra los efectivos y denuncian un caso de «gatillo fácil».

Fuentes de la investigación aseguraron que el juez Cilleruelo ordenó el traslado de tres de los detenidos al Instituto Incháusti.

Noticia previaMurió Lucas González, el varelense víctima de gatillo fácil en Barracas
Siguiente noticiaCondujo a contramano y a toda velocidad por la autopista: chocó, se mató y mató a un hombre