Quilmes: Pedófilo detenido por tener un arsenal en su propia casa.

 Un hombre fue detenido este lunes tras un allanamiento en una vivienda de Quilmes este. Era investigado por consumo y distribución de pornografía infantil. Sin embargo, en el lugar se encontró un enorme arsenal que el hombre no pudo justificar. Por éste motivo, el sujeto quedo detenido.

 Un arsenal fue encontrado en una vivienda del centro quilmeño en ocasión de un allanamiento. El procedimiento se realizó en el marco de una causa por consumo y distribución de pornografía infantil. El titular de la vivienda no pudo acreditar la documentación que avalara su tenencia, por lo que las armas fueron secuestradas

 Tras la individualización de la dirección IP, se procedió a su rastro y fue así que se ubicó el domicilio. La vivienda se encuentra en Alvear entre Suipacha y San Lorenzo, Quilmes Este. En la causa de origen, intervino la Fiscalía Nº 30 a cargo de López Zabaleta. Éste último requirió el procedimiento judicial mediante un exhorto al Juzgado de Garantías Nº 1.

 Al revisar una de las habitaciones, los oficiales hallaron un armario cerrado. Al inspeccionarlo, encontraron una gran cantidad de armas de fuego de distintos calibres. Las mismas eran armas de tipo largas, así como también de aire comprimido, por las cuales su propietario no pudo aportar documentación.

 Por este motivo se procedió a su aprehensión y al secuestro de las armas. Al mismo tiempo se labraron actuaciones caratuladas como “Portación ilegal de arma de guerra en concurso real portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

Concretaron el allanamiento el personal de la Primera junto a personal de la subsecretaría de Delitos Informáticos. También participo la subcomisario Karina Barvich, bajo la supervisión de la Jefatura Distrital Quilmes Este, que preside Francisco Centurión.

 De esta manera, el hombre fue detenido y es  investigado por dos juzgados, por “Distribución de Pornografía infantil”, y por la portación ilegal de armas. Cabe destacar que la detención es por este último delito, ya que no se podría haberlo hecho por la distribución de pornografía.