Quilmes | Rescatan a dos equinos descartados en un arroyo

La ONG Caballos de Quilmes rescato dos caballos que habían sido descartados a la vera de una arroyo en esa localidad. Pese a los reiterados reclamos, las autoridades municipales continúan sin dar respuesta a una problemática que expone el maltrato animal y que cada día parece agravarse más y más.

En esta oportunidad, los equinos se hallaban en pésimo estado de salud, desnutridos y golpeados. Se trata de Nogal, un caballo de edad avanzada, y Castaña, una joven potranca en estado casi esquelético.

“Nogal estaba muriendo a la vera de un arroyo tapado entre la basura. Ahí donde nadie lo viera. Con sus piernas sogueadas, su cara lastimada, heridas y heridas que lo recorren y no terminan”, explicaron desde la ING. “Está muy delicado de salud. La explotación que recibió por estar atado a un carro lo ha dejado totalmente esquelético. Se lo estabiliza a diario con fluido, pero realmente su estado es caótico. Solo han dejado huesos de él y recorridos interminables de heridas”, informaron.

Lee también | Brutalidad animal en Parque Pereyra

En tanto Castaña “Quizás hubiera tardado unas semanas más en morir, pero el destino era siempre el mismo. De tan solo un año, ya la ataban a un carro. Ya se le notaban sus huesos mientras que de su ojo derecho no ve producto de un traumatismo por los golpes que le daban”. 

Según explicaron desde Caballos de Quilmes, “Es normal que los carreros intenten poner a los potrillos en los carros y cuando éstos se resisten, los golpean por todos lados. No hay límites. Castaña con un año ya no ve de su ojo derecho”.

En ese sentido, cargaron contra los carreros y las autoridades municipales, al considerar que “Esto es lo que los sindicatos de carreros te quieren hacer creer que no pasa. Mirenlos a ambos (equinos), son la cruel imagen de la explotación en un Municipio donde los caballos mueren y a las autoridades no les importa en lo más mínimo”.

 

1 COMENTARIO

  1. este proceder de usar estos animalitos para que lleven los carros es de una brutalidad de la verdadera realidad del pais que es decadente y pobre que se vive como en otro siglo con costumbre repudiables donde los pobres animalitos sufren el maltrato de gente que tiene desprecio por la vida misma
    castigo para los que usen a los caballitos como animal de carga

Comentarios cerrados