Investigadores de la UNQ recomiendan comenzar las clases una hora más tarde

clases
clases en una escuela secundaria
Investigación de Diego Golombek y el equipo de Cronobiología de la Universidad.

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) publicó una invesitgación sobre las preferencias horarias dictadas por los «relojes internos» de cada persona. Allí determinaron, entre otras cosas, que sería beneficioso para los adolescentes atrasar el horario del inicio de clases una hora.

Diego Golombek, uno de los autores del paper publicado en la prestigiosa revista Nature (Human Behaviour) y referente del Laboratorio de Cronobiología de la UNQ, contó que «los adolescentes tienen un desfase en cuanto a su reloj biológico, lo que ocasiona ciertas dificultades para el turno mañana en la escuela secundaria».

Sabiendo esto, Golombek y su equipo pusieron a prueba en un colegio de tres turnos su investigación. La premisa es comprender cómo afectan las actividades cotidianas a los cronotipos, es decir, las preferencias horarias dictadas por los relojes internos de cada quien.

Leé también: Una madre se reencontró con su hija fallecida a través de realidad virtual

Si bien la cronobiología enseña que las personas tienen relojes distribuidos por todo el cuerpo, el más importante de todos reside en el cerebro y es modulado, a su vez, por factores externos como la luz. Estos relojes se ajustan o se sincronizan a lo largo de la vida, siendo la adolescencia el momento donde la tendencia se inclina más hacia lo nocturno.

Golombek y Leone
Golombek y Leone

Investigación

En la investigación se procuró demostrar la influencia del cronotipo en el rendimiento académico y en el sueño de estudiantes adolescentes. Para ello, la muestra fue compuesta de 753 alumnos de 1° y 5° año que asisten en los tres turnos (mañana, tarde y noche) a un colegio de la Ciudad de Buenos Aires. Como referencia, escogieron Matemática y Lengua, dos asignaturas presentes en ambos cursos y transversales a todas las comisiones.

Frente a esta situación desplegaron algunas líneas de exploración. “No es que los (estudiantes) matutinos son mejores en cualquier momento del día, sino que son evaluados por la mañana cuando su horario interno está mejor alineado con el horario escolar. A los (estudiantes) nocturnos muchas veces se los toma como ‘vagos’ cuando, en verdad, lo que sucede es que son puestos a examen en horarios que no son adecuados para su cronotipo”, describe María Juliana Leone, también investigadora del Laboratorio de Cronobiología.

“Sabíamos por estudios previos que el turno mañana no era ideal para los adolescentes porque poseen un cronotipo nocturno. Ello hace que duerman poco y en horarios inadecuados. Nuestra hipótesis era que la interacción entre el horario escolar y el cronotipo modula el rendimiento académico, es decir, las notas que obtienen”, explica Leone.

Matutinos y nocturnos

En primer lugar examinaron cómo el horario escolar modulaba el sueño de los adolescentes: cuánto duermen y el jet lag social, esto es, la diferencia en los horarios del dormir entre días hábiles y libres; un asunto que puede asociarse a problemas de salud y menor rendimiento cognitivo.

Leé también: Google Play retira 24 aplicaciones para Android potencialmente peligrosas

Si bien todos los estudiantes tienen un cronotipo nocturno, los del turno mañana son más matutinos que los del turno tarde y los del turno vespertino. Sin embargo, esas diferencias no son suficientes para compensar la brecha que existe entre el horario interno y el escolar matutino.

“El horario de inicio escolar (7.45) es realmente muy temprano para un adolescente que va a clases por la mañana. En promedio duermen unas seis horas y quedan lejos del número sugerido (entre 8 y 10 horas). Lo compensan parcialmente con siestas pero no es suficiente”, apunta Leone. Para pasar en limpio: más del 90% de los alumnos del turno mañana duermen menos de ocho horas en días hábiles.

Desempeño 

“Si bien los adolescentes suelen ser más nocturnos, en el turno mañana esperábamos que los más matutinos tuvieran mejor desempeño que los más nocturnos. Efectivamente, comprobamos que ello sucede de este modo pero se cumple mejor en Matemáticas que en Lengua”, relata la científica.

Esta conclusión podría explicarse de dos maneras: por el hecho de que los matutinos fueran portadores de una característica que, sencillamente, los hiciera más capaces que los nocturnos con independencia del horario en que sean evaluados; o bien, obtienen mejores calificaciones porque sus trabajos (parciales, trabajos prácticos) son corregidos en su mejor momento.

La pregunta es: ¿qué ocurre entonces en los otros turnos escolares? “En el turno tarde el efecto del cronotipo sobre el rendimiento desaparece, excepto para Lengua en los adolescentes de 5° año. Aquí se ve que existe un mejor desempeño de los matutinos; como si el turno tarde todavía fuera temprano para los nocturnos. En el turno vespertino, en los estudiantes de 5°, se observa que los más nocturnos tienen un mejor rendimiento que los más matutinos”, destaca Leone.

Resultados

Estos resultados demuestran que cuando los horarios escolares están mejor alineados con el reloj interno de los adolescentes, el rendimiento académico mejora.

“Entender al mundo y tratar de conocerlo es el proceso que describe a la ciencia. En el camino podemos descubrir aplicaciones y tenemos la posibilidad de volcar hacia la sociedad algunas de las cosas que pensamos”, ensaya Golombek y concluye: “Sobre la base de estas evidencias científicas recomendamos comenzar el colegio secundario un poquito más tarde, entre media y una hora. Estamos convencidos de que las decisiones en políticas educativas se tienen que basar en evidencias científicas”.

Fuente: UNQ