Quilmeña regresó de Wuhan y contó primera persona el drama que vivió por el Coronavirus

Karen Gómez
Karen Gómez

Karen Gómez, joven de 29 años oriunda de Quilmes, relató cómo hizo cuarentena en Wuhan, ciudad china donde se originó  el coronavirus COVID-19. Lo hizo a través de un video que compartió con sus allegados.

En su relato Karen contó que fue rescatada de Wuhan y que de allí viajó a Ucrania, donde continuó el aislamiento. Luego, gracias a las gestiones de Cancillería Argentina, pudo regresar a su hogar en Quilmes, donde cumple la cuarentena.

“Hace dos meses estaba teniendo mi vida normal en Wuhan. Estaba asistiendo a la Universidad, todo era normal. Ya sabíamos que existía el virus, pero estábamos tomando recaudos, no estábamos en lugares aglomerados.

Luego de un par de días el virus se empezó a extender y a desarrollar con mucha velocidad, en un momento en que no sabíamos nada. No sabíamos si estaba en el aire, no sabíamos si estaba en las cosas. No salíamos por miedo. No sabíamos qué te hacía el virus, ni qué no te hacía.

Se dispusieron un montón de medidas del gobierno chino que ayudaron. Pero, obviamente, a ellos no les dio el tiempo hasta saber qué pasaba, cómo se distribuía y cómo podía pararse.

Hace 15 días que estoy en cuarentena, y obviamente seguiremos en cuarentena porque apoyamos las medidas del presidente. Pero no me entraba en la cabeza ver la gente que se iba a la costa, ver la gente paseando en los shoppings, que camina la calle como si nada pasara. Teniendo toda la experiencia de lo que pasó en China, lo que pasó en Asia, lo que está pasando en Europa, que son países del primer mundo. ¿Realmente ustedes quieren saber lo que pasaría si esto se desarrolla del modo en que se desarrolló en esos países? Yo la verdad es que no entiendo, no entiendo a los argentinos.

Festejo y celebro esta medida del presidente. Y le pido a todos mis amigos que se queden en sus casas. Que cuiden a su familia, que cuiden a sus abuelos. Todos tenemos personas que forman parte de los pacientes en riesgo. Entonces no pensemos en uno mismo, “okey, no va a pasar nada, es una simple gripe”. A nuestros abuelos los va a matar. Intentemos hablar con ellos. Me tomó un montón de tiempo convencer a mi abuela de que no salga y ni siquiera la pude convencer.

Es muy difícil, por lo cual celebro esta cuarentena obligatoria para que ellos tampoco salgan. Intentemos llevar a cada uno esta responsabilidad civil para poder erradicar el virus lo antes posible y volver a tener una vida normal”, concluyó.