La OMS asegura que rociar espacios públicos con desinfectante es peligroso y poco eficaz

Bomberos Voluntarios rocían con desinfectante una escuela
Bomberos Voluntarios rocían con desinfectante en Berazategui

La escena ya es habitual en Berazategui y en decenas de municipios, no sólo de la Provincia de Buenos Aires, sino también en otras jurisdicciones: Bomberos Voluntarios  y trabajadores del Estado salen todas las noches a rociar con desinfectante los puntos de concentración masiva de gente de cada distrito, como bancos, hospitales, comisarías, supermercados y farmacias, entre otros.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó en las últimas horas que esa práctica es «contraproducente y peligrosa» para la salud de las personas. En un documento sobre la limpieza y la desinfección de superficies, el organismo explicó que “no se recomienda el rociado o la fumigación de espacios exteriores, como calles o mercados, para matar al virus causante de la COVID-19 u otros patógenos, pues la acción del desinfectante se ve anulada por la suciedad”.

Mayra Mendoza desmintió una Fake News y criticó a Juntos por el Cambio

“Ni siquiera en ausencia de materias orgánicas, es poco probable que el rociado químico cubra correctamente todas las superficies durante el tiempo de contacto necesario para desactivar a los agentes patógenos”, sostiene el documento. “Además, las calles y las veredas no están consideradas reservorios de infección de la COVID-19”, añade. En ese sentido la OMS señala que “rociar desinfectante, incluso en el exterior, puede ser peligroso para la salud humana”.

El organismo repara además en el uso de desinfectantes directamente en humanos: “En ningún caso se recomienda rociar a personas con desinfectante. Podría ser física y psicológicamente peligroso y no reduciría la capacidad de una persona infectada de propagar el virus a través de gotículas o por contacto”.

Mussi criticó a Larreta, pidió cerrar los accesos a CABA y dijo que «Dios es peronista»

Asimismo, la OMS explica que el cloro y otros productos químicos pueden causar irritación en los ojos y la piel, broncoespasmos y generar problemas gastrointestinales.