El salario mínimo se desplomó un 55% durante la gestión de Mauricio Macri

Salario mínimo
Salario mínimo
Pasó del segundo al undécimo puesto de la región.

Desde la asunción de Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015, el Salario Mínimo, Vital y Móvil experimento un descenso muy marcado a causa de las continuas devaluaciones y la alta inflación. Según un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), hubo una merma de casi un 55% en el salario mínimo.

Cualquier salto del tipo de cambio produce un aumento casi instantáneo en los bienes alimenticios que forman parte de dicha canasta básica, y la población deberá pagar más caro en moneda local los bienes que consuma. En el último año el valor del dólar en Argentina muestra una suba del 62%.
Así, Argentina perdió 9 posiciones en el ranking regional de salarios mínimos en dólares. En los últimos 4 años, pasó de la segunda posición a la undécima.
Durante el 2019, la profundización de la recesión se gestó como producto de la caída de la demanda interna y de las ventas de las empresas en el mercado doméstico. En consecuencia, el modelo económico y la volatilidad generalizada se convirtieron en el fundamento principal de la caída del salario.

Salario mínimo

Desde noviembre el salario mínimo vital y móvil (SMVM) es de 16.875 pesos para los trabajadores mensualizados y de $ 84,37 la hora para los jornalizados. Suma poco más de 200 dólares o un dólar la hora, al cambio oficial más el recargo del 30%.

Para una familia tipo (matrimonio y dos hijos), el salario mínimo está lejos de cubrir el valor de la canasta de pobreza, incluso si ambos cónyuges trabajan. Restando los descuentos de jubilación y salud (17%), más las asignaciones por hijos, el ingreso salarial total es de poco más de 19.000 pesos frente a una canasta familiar de pobreza valuada por el INDEC en diciembre en $ 38.960.

Leé también: Delincuentes balearon a empleado de una pizzería y lo dejaron al borde de la muerte

Si ambos cónyuges perciben el salario mínimo, el ingreso familiar rondaría los $ 33.000, casi 5.000 pesos por debajo del valor de la línea de pobreza. Y por definición legal, el salario mínimo debería superar con creces el valor de la canasta familiar de pobreza.