Trata en Quilmes: rescatan a una familia que vivía en condiciones infrahumanas

8 personas, entre ellas niños de 5 años, eran esclavizados en una carbonería del barrio La Matera.

Una familia fue rescatada de una carbonería de Quilmes, donde vivían en condiciones infrahumanas.

El caso tuvo lugar en el barrio La Matera de Bernal Oeste, partido de Quilmes. Todo el grupo familiar, integrado por 8 personas, había llegado desde la provincia de Santiago del Estero con promesas de un futuro laboral y económico próspero. Sin embargo, se encontraron viviendo en condiciones insalubres y siendo obligados a trabajar hasta más de 12 horas diarias por unos pocos pesos.

Dagoberto Suárez, comerciante quilmeño, viajó a Santiago del Estero y allí contactó a Jorge, el padre de la familia. Tras varias conversaciones, pudo convencerlo para viajar a Quilmes e instalarse junto a su esposa e hijos, prometiendoles un futuro promisorio.

Sin embargo, al llegar a Buenos Aires fueron obligados a instalarse en un depósito. Allí eran obligados a trabajar durante varias horas al día envasando carbón. Lo hacían durante 12 horas diarias a cambio de 200 pesos. Allí también cocinaban, siempre al aire libre, con la leña que tenían. Para dormir se turnaban o compartían un sólo colchón, sin camas ni muebles.

Suárez también les quitó sus documentos para gestionarles los nuevos. Sin embargo, esa fue otra de las tantas promesas que jamás cumplió.

El “nuevo hogar”

Pocos meses después, fueron mudados a una vivienda, aunque el estado de la misma era peor que el depósito: una construcción hecha de material, con techo de loza y piso de cerámica. En un mismo cuarto estaba la habitación y un inodoro que cumplía las funciones de “baño”.

El sector de la cocina se encontraba bloqueado con una madera y no se podía acceder a él. Continuaban cocinando con leña y al aire libre y en ocasiones algunos vecinos les prestaban la cocina.

En la habitación había dos camas: una de dos plazas y otra de una. Sin embargo, al ser entrevistado Jorge comentó que sólo podían usar una porque la otra era de la propietaria de la casa. Como al principio, seguían durmiendo todos en un mismo colchón. De igual forma, tenían prohibido usar algunos los muebles porque también le pertenecían a la dueña del lugar.

En sus declaraciones, el padre de familia explicó que “su patrón” les pagaba 200 pesos diarios y que el resto del pago era destinado al pago del alquiler. Algo que nunca cumplió.

Intervención judicial

Pese a todo esto, el grupo familiar no presenta problemas graves de salud. Sin embargo, los más pequeños estuvieron afectados de los bronquios cuando vivían dentro de la carbonera, y que actualmente padecen vómitos y malestares.

Con la cantidad de elementos colectados, la Municipalidad de Quilmes dio intervención a la Justicia. Fue así que el fiscal Daniel Ichazo de la UFI 1 de Berazategui procesó a Suárez por el delito de trata laboral. Los investigadores secuestraron teléfonos celulares, notebooks, discos rígidos y distintas anotaciones. Al hijo del comerciante, un joven de 21 años identificado como Nicolás Suárez, le incautaron también su teléfono, cuadernos y talonarios.

Por lo pronto, a Jorge y su familia se les entregaron colchones, frazadas y mercadería y se ordenó hacerles el DNI.  Se especula que la Justicia convoque a los imputados en las próximas horas.

 

 

 

Fuente: Data Judicial

También te puede interesar leer:

Redacción

Es propósito de este periódico propagar la verdad, la honradez y la persecución como único fin de la libertad y el progreso social, entendido como la expansión de la personalidad humana en todos sus aspectos y la afirmación de la libertad del hombre, de su cultura y de su bienestar. Su credo lo forma la independencia, el respeto al hombre privado, el ataque razonado al hombre público y la defensa de los principios republicanos que consagra la Constitución Nacional Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: